A lo largo del 2017 el bitcoin adquirió popularidad por la velocidad con la que sus precios se elevaron. En 2011, valía menos de un dólar y comenzó el año costando 1,000 dólares. Actualmente su valor se estima por encima de los 16,000 dólares. Pero, ¿qué es el bitcoin?

El bitcoin es una criptomoneda (medio digital de intercambio), que fue lanzada en 2009 por una persona bajo el alias de «Satoshi Nakamoto». A diferencia de las monedas o billetes «tradicionales» el bitcoin no es emitido por bancos centrales como la Reserva Federal o el Banco de México.

Los pagos en bitcoin se pueden realizar sin intermediarios tradicionales, como los bancos y sin la necesidad de dar su nombre, además de que al no estar atados a alguna regulación o país los pagos internacionales son baratos.

Por esto al principio se popularizó entre delincuentes y otros que querían mover el dinero de forma anónima. Pero su precio ha despegado este año y los grandes inversionistas han comenzado a mostrar interés.

Stephen Innes, jefe de comercio en Asia en la firma de corretaje en línea Oanda, dijo que inversionista han estado comprando, pues temen “estarse perdiendo de la fiesta” o “perdiéndose de una ganancia rápida».

De acuerdo con expertos, una de las razones por las que el precio del bitcoin ha aumentado tanto, ha sido porque la moneda digital se encuentra en un «bucle de retroalimentación positiva», expuso Arthur Hayes, CEO de Bitmex de Hong Kong.

En otras palabras, los inversores ven que el precio va en aumento y quieren un pedazo de la acción, moviendo los precios aún más alto.

Cuando se invierte en bitcoin, no es necesario comprar una unidad entera. De acuerdo con la investigación BitInfoCharts, la gran mayoría de las cuentas de bitcoin contiene sólo 0.1 bitcoin (aproximadamente 1,000 dólares) o menos. Sólo el 3% de más de 20 millones de cuentas de bitcoin cuenta con uno o más.

POB/JMVA