OPINIÓN: El PRI cede la plaza Puebla al morenovallismo

La incorporación de Javier Lozano al equipo de Meade refleja, más allá de las palabras, el acuerdo entre el PRI y Moreno Valle.

El Coloquio de los Perros

“Ya veremos los saldos de su negociación…” dijo Javier Lozano, cuando se refirió a la decisión de Rafael Moreno Valle de no competir con Ricardo Anaya por la candidatura en “Por México al Frente”. “Por lo visto no formo parte de su equipo de trabajo ni de sus colaboradores”, escribió molesto, cuando se refirió a la declinación de Moreno Valle.

Ahora, en un acontecimiento que ha significado de lo más importante de la precampañas de José Antonio Mead, Javier Lozano Alarcón, “Senador Independiente”, se incorpora formalmente al equipo del PRI.

Arropado por la plana mayor del candidato Meade; Enrique Ochoa Reza, Aurelio Nuño y el propio Meade Kuribreña, lo presentaron en la Fundación Colosio como vicecoordinador de mensaje y uno de los voceros de la campaña.

La política es un espacio de oportunidades y un oficio que exige de ingenio, capacidad y temple. Capacidad de maniobra y actuación.

Tres acontecimientos de coyuntura dibujan al morenovallismo: La declinación de Rafael “a favor” de Ricardo; la ácida critica que Javier hizo a la decisión de Rafael, y; el acontecimiento en el cual Javier apoya a Pepe.

Resultado: Rafael Moreno Valle Apoya a José Antonio Mead Kuribreña. Y el candidato que no tiene partido pero que encabeza las siglas del PRI ha cedido la plaza de Puebla.

Nada ni nadie, por más que leo y releo las actuaciones en los medios, me quita esa idea de la cabeza.

Esos son, estimado Javier, los saldos de “su negociación”.

Ahora, Rafael, Javier, José Antonio, más juntos que nunca.

@luisenriquesf

facebook.com/luisenrique.sanchezfernandez
facebook.com/luisenriquesf
[email protected]

 


POB/LFJ