OPINIÓN: Si PRI no gana las gubernaturas, adiós a Los Pinos

La realidad es que si el PRI quiere mantenerse en Los Pinos, debe empezar por ganar las plazas prioritarias y de grueso listado electoral como es el caso de Puebla.

De Política y otras cosas

Ante el destape reciente de Martha Erika Alonso de Moreno Valle a la candidatura del gobierno del Puebla –por la coalición que habrá de encabezar el PAN- la especulación de que la elección ya está pactada con el PRI y concretamente con Los Pinos, cobra cada vez más notoriedad.

Muchas son las versiones que colocan a Enrique Doger Guerrero, como el virtual abanderado del PRI en la búsqueda de Casa Puebla; sin embargo, en la últimas horas, se ha corrido la versión –con mucha fuerza– de que finalmente será el actual dirigente del tricolor, Jorge Estefan Chidiac, el abanderado, haciendo a un lado al ex rector de la BUAP, quien por tercera ocasión se quedaría fuera de la postulación.

Las versiones en torno a la llegada del poderoso presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara baja y sin duda el hombre más cercano en Puebla al precandidato priista José Antonio Meade, tienen varias hipótesis.

Una de ellas es que el arreglo con el morenovallismo estaría consumado para dejarle el camino libre a la esposa del ex mandatario y la segunda, –la que pide a gritos la militancia– es que verdaderamente al CEN y a Los Pinos, sí les interesa que su partido, compita y finalmente gane en Puebla.

El escenario para el priismo en el país de cara al 1 de julio luce con ventarrones y con muy bajas posibilidades de mantenerse en el poder, pues además de las que las elecciones de este año serán históricas, por elegir Presidente de la República,  legisladores del Congreso de la Unión, 8 entidades y la Ciudad de México; irán a las urnas para renovar sus gubernaturas, incluyendo a Puebla y en todas ellas, hoy mismo, se encuentra abajo en las encuestas.

De acuerdo al Instituto Nacional Electoral (INE), los estados que renovarán gobiernos en este 2018, serán: Guanajuato, con un padrón electoral de más de 4 millones 250 mil ciudadanos; Veracruz, con un padrón de 5 millones 595 mil votantes; Tabasco, 1 millón 662 mil; Yucatán, con un padrón de 1 millón 489 mil votantes; Chiapas, con 3 millones 434 mil ciudadanos; Puebla, con un padrón de 4 millones 339 mil; Morelos, con 1 millón 412 mil y la Ciudad de México, con un padrón de 7 millones 342 mil votantes.

De manera global, las 8 entidades y la Ciudad de México, dan una suma de más de 25 millones de potenciales electores, los que a su vez, representan poco menos del 30% de los 85 millones de electores que hay en el país.

¿Cómo ganar la Presidencia de la República si el escenario vislumbra derrotas para el PRI en las gubernaturas en juego?... ¿Cómo negociar posiciones en Puebla cuando está confirmado que la gente no está preparada para emitir un voto diferenciado y más aún en una elección tan compleja como esta?

Sea cuál sea la verdadera hipótesis, la realidad es que si el PRI quiere mantenerse en Los Pinos, debe empezar por ganar las plazas prioritarias y de grueso listado electoral como es el caso de Puebla. De lo contrario, Morena los arrasará y de nada servirá que Moreno Valle y su gente sigan ejerciendo el poder.

Allá ellos, solo faltan 160 días para saberlo.

 

--
POB/LFJ