Puebla ocupa la posición número 15 de los 32 estados del país que fueron evaluados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en la aplicación experimental para ver el estado de ánimo de los cibernautas en Twitter.

Las entidades que tienen el porcentaje mayor son: Quintana Roo con 78% de optimismo en las publicaciones y 22 negativas; enseguida está Nayarit con 276 mil 742 positiva y 84 mil 835 negativa; es decir, 76 y 24%, respectivamente y Morelos con 74 y 26%, de acuerdo a la evaluación.

Baja California Norte y Sur ocupan los lugares cuatro y cinco con 73 y 27%, en sus divulgaciones, enseguida está la Ciudad de México y Oaxaca con 72% de tuits a favor y 28 en contra.

San Luis Potosí, Jalisco, Michoacán, Guerrero, Tlaxcala con 70 y 30 cada entidad, Campeche con 69 y 31 y por último está Puebla con dos millones 324 mil 983 tuits en positivo y un millón 103 mil 539, el equivalente a 32%, en negativos.

Aunque los indicadores posicionan a Quintana Roo en el primer lugar, la Ciudad de México es donde los tuiteros realizan más publicaciones alcanzando los 13 millones 326 mil 976; enseguida está Jalisco con 4,152,632 y posteriormente Puebla con 2,324,983.

Es decir, Puebla es la tercera entidad con más tuits en la red, seguidos de Quintana Roo y Yucatán, cada una con 1,920,163 y 1,281,110 tuits.

Prueba de INEGI

Desde el 1 de enero de 2016 al 15 de enero de 2018, el INEGI ha realizado pruebas diarias a los usuarios de esta red social, Twitter, donde expresan su estado de ánimo con base a los artículos que lanzan a la red.

Sin embargo, el uso de esta aplicación desde esa fecha a la actualidad disminuyó considerablemente, al pasar de 160 mil 064 emisiones cada 24 horas, a solo 58 mil 954; es decir 63.17% menos que el primer día al 15 de enero.

El estado de ánimo de los twitteros en Puebla no ha variado demasiado, pues pasó de 70% a las publicaciones positivas a 65; mientras que las no entusiastas pasó de 30 a 35, respectivamente, en el periodo antes mencionado.

Por medio de 280 caracteres, o incluso menos, el organismo mide el bienestar de forma subjetiva, considerando:

  • La felicidad
  • Satisfacción con la vida
  • Emociones positivas
  • Emociones negativas

De esta manera evalúan la calidad de vida de las personas, donde el INEGI considera que, a través de estas mediciones subjetivas, las pueden relacionar con el desarrollo de políticas públicas que ayuden a las personas a tener una vida más plena y grata, favoreciendo la cohesión social, la productividad, la salud y otros aspectos del ser humano fundamentales.

Las redes sociales, ahora son medibles

El uso del ciberespacio es una actividad cotidiana en la actualidad y gracias a que a cada segundo se producen millones de mensajes, se analiza en tiempo real, abaratando costos, tiempos como un método experimental que a futuro funcione para otros proyectos de estudio y análisis sociales.

De acuerdo con el proyecto, algunos países se han propuesto realizar estudios con base en comportamientos de la población, por ejemplo, la Organización de las Naciones Unidas, por medio de Global Pulse, analiza las reacciones de los compradores ante las modificaciones de los precios de productos en el mercado; Holanda las relaciones entre las emociones y el índice de confianza del consumidor; la Universidad de Pensilvania al igual que México, el bienestar subjetivo mediante el uso de twitter.

“63 millones de tuits en la República Mexicana desde febrero de 2014 hasta el 15 de mayo de 2015, cabe mencionar que, después de esta fecha, se continúa de manera permanente recolectando tuits a diario” indica el estudio.

Positiva, negativa o neutra

Por medio de técnicas “machine learning” se realiza una clasificación de cada publicación que identifique la carga emotiva del usuario a la hora de lanzarlo a la red.

“Primero se requiere la clasificación manual de un subconjunto de tamaño reducido de tuits en la que se asigna una etiqueta de acuerdo a la carga emotiva de cada tuit. La etiqueta asignada a cada tuit se define como positiva, negativa o neutra”.

Con la participación de cinco mil universitarios de Tec Milenio, fueron etiquetados manualmente miles de tuits, con ello se logró que cada uno se clasificara y de esa manera lograr un consenso en la etiqueta.

Los colaboradores corrigieron errores y clasificaron 512 emoticones más usados por los cibernautas dándoles etiquetas «:)» ó «:D» como positivos; «:(» o «:S», negativos y de esta forma tener un parámetro que ayude en el tamiz de las publicaciones en línea, que de forma subjetiva se refleja la situación que tiene la sociedad, que tiene acceso a esta red social.

 


POB/LFJ