Carlos Eduardo Sau Escobar, director de la Escuela de Finanzas y Contaduría de la Universidad Anáhuac en Puebla, consideró que la economía mexicana no se verá afectada por los resultados de la elección en julio de 2018.

En entrevista con Poblanerías en línea, el académico mencionó que el panorama financiero será “mejor” que en 2017.

El 2018, sí va a ser incluso mejor que el 2017, pues estamos cerrando con altos tipos de cambio con respecto al dólar, pero sin duda, para el 2018, va a regresar a niveles más aceptables, incluso, alrededor de los 18 pesos y no más allá de los 19 pesos, pues es el parámetro que los economistas establecen, reitero, habrá un 2018 bastante favorable

Considera que el avance en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio, el nivel inflacionario, así como la Reforma Fiscal de Estados Unidos, serán los factores que incidirán de manera directa en la economía mexicana.

En el tema de las elecciones, consideró que “se va a mover” el gasto público en México por las campañas, generando un gran movimiento en efectivo, aunque aceptó que ello ocasionará un efecto inflacionario, dado que los proveedores intentarán vender a precios más altos.

Ningún candidato tendrá la “varita mágica” para cambiar la economía del País, todo eso dependerá tanto de los escenarios internos y externos. El hecho que pueda ser de extrema derecha, extrema izquierda o centro, no puede tener ninguna línea para incidir en la economía del país; la parte política sin duda, no debe ni puede impactar en las finanzas nacionales.

Sin embargo, opinó que las jornada electoral también podría tener un impacto financiero favorable para el País, pues habrá flujo en efectivo de la economía, situación que dará paso a mejores trabajos y aumento salarial.

El peso se recupera

Carlos Eduardo Sau Escobar mencionó que México aún tendrá que enfrentar los efectos por las promesas de Donald Trump: reducir los impuestos para inversionistas y modificar el TLC.

El académico considera que el TLC avanzará e incluso se firmará; sin embargo, cree que la reducción de impuestos a inversionistas en Estados Unidos es lo que puede afectar a México.

En el país, pues si bien se habla con “bombo y platillo” que habrá una reducción de la tasa fiscal en Estados Unidos, es únicamente para las empresas, así como de aquella personas que tienen altos grados de efectivo.

La baja en el pago de impuestos en Estados Unidos podría llegar a tener un efecto de hasta 1.3% del Producto Interno Bruto (PIB), llevando a un efecto inflacionario en México.

Ante este escenario, consideró que el gobierno mexicano tendría que hacer algo similar respecto a los impuestos, como reducir el Impuesto al Valor Agregado (IVA),como el Instituto Mexicano Ejecutivo de Finanzas (IMEF) ha propuesto, bajando del 16 al 15%.

Explicó que en este punto se tendría que aplicar generalizado y por otro lado, reducir los impuestos sobre la renta (ISR).

Economía poblana

Sobre el panorama financiero para Puebla, Sau Escobar considera que también irá a la par de la economía nacional, independientemente de que se cuenta con una de las plantas armadoras más importantes como lo es la Volkswagen.

En general, Puebla no es un país adicional, somos una entidad que invariablemente siempre estará relacionada con el escenario financiero nacional, no existe ningún cambio específico.

El académico finalizó explicando que la presencia de las empresas como Volkswagen y Audi dan un “plus” a la economía local; pero eso no dejará de impactar en el proceso de inflación, incluyendo los ajustes en los precios de los combustibles y en los tipos de cambio en relación con el dólar.

 

 

--
POB/LFJ