Foto: Agencia Enfoque

El incremento de pintas y grafiti en los inmuebles históricos y del patrimonio cultural del primer cuadro de la ciudad obligó a las autoridades municipales a diseñar un plan de ataque, para que los responsables que provoquen el daño, reciban un castigo ejemplar, explicó Sergio Vergara Berdejo, gerente del Centro Histórico.

Consideró que, aunque el Código De Procedimientos Penales en los artículos 413 y 413 bis, se estipulan sanciones privativas de la libertad hasta por 3 años, además de trabajo comunitario de 30 a 90 días, no es suficiente para los que están provocando un daño grave a los edificios.

Ante esta situación, están en la elaboración de un programa contra este tipo de vandalismo, pero sobre todo, imponer castigos más severos a quienes sean sorprendidos dañando los inmuebles históricos.

 

--
POB/LFJ