Foto: Pixabay

Para muchos, tener auto es sinónimo de gastos continuos. Sin embargo, invertir en tu auto como la forma de transporte que más se adapta a ti no tiene que ser una restricción para tus metas de finanzas personales.

"Ser automovilista no es una condena que te evita ahorrar. La planeación es clave, pues prever y comparar costos puede ahorrarte hasta 30% de los gastos".

Aseguró Gal Aharon, cofundadora y CMO de Engie, una solución de mantenimiento para el automóvil que ayuda a los conductores a tomar el control de sus vehículos.

Para lograrlo, la experta definió cuatro formas en las que puedes tener un mejor manejo sobre lo que inviertes en tu coche, ahorrando en el proceso.

Aprovecha la tecnología

No contar con datos suficientes y estar a ciegas sobre el dinero que destinas a tu auto genera gastos hormiga que afectan tu cartera, quitándote la oportunidad de crear un plan de ahorro efectivo. Para contrarrestarlo, lo mejor es invertir en herramientas que te guíen con el fin de aprovechar la tecnología con la que tu automóvil ya cuenta.

Aparta lo que destinas a gasolina

Calcula lo que regularmente gastas en gasolina a la quincena o al menos y apártalo junto con los demás pagos fijos. De esta forma, el dinero restante será tu base para estimar lo que puedes ahorrar.

Planea tus gastos de mantenimiento

Aunque no siempre puedes predecir eventualidades, sí puedes realizar chequeos constantes para tener una idea de cuándo necesitarás visitar el mecánico, así como prevenir fallas y otros problemas comunes.

Analiza tus opciones

Hacer un gasto apresurado merma tus ingresos. Si bien una falla mecánica debe atenderse lo más pronto posible, debes primero comparar precios del servicio que necesitas. Cuando tu coche necesite una reparación, identifica los talleres que te convengan por cercanía y, después, cotiza en cada uno para ver cuál te da el precio más amigable para tu bolsillo.

 

 

--
POB/JMVA