El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es la institución con –mayor presencia en la atención a la salud y en la protección social de los mexicanos–, según explica en su sitio web. En México atiende a 38,488,615 derechohabientes, y en Puebla a 1,158,688 (de acuerdo con datos del INEGI).

Después del sismo del 19 de septiembre de 2017, el Hospital San Alejandro (Hospital Regional No. 36), resultó severamente dañado en la estructura y por ende dejó de usarse.

Los pacientes fueron trasladados a hospitales cercanos, en particular al Hospital Regional No. 20, de La Margarita. Sin embargo, existe un hacinamiento en el hospital que ha resultado en un deficiente servicio, áreas insalubres por falta de limpieza, retraso en las atenciones y en algunos casos, hasta la muerte.

La delegación estatal del IMSS en Puebla, afirma que ha comprado el predio y que la construcción del Centro Internacional de Medicina (CIMA), ubicado en la Reserva Territorial Atlixcáyotl, ahorrará un 80% de la edificación del nuevo hospital.

No obstante, a poco más de 4 meses del sismo y hacinamiento, apenas se está iniciando la licitación para terminar el nuevo hospital; en ese caso, de acuerdo al debido proceso, hasta finales de marzo, quien gane el proyecto, tendrá la certeza para poder construir y tener lista la obra en los 10 meses récord que las autoridades han afirmado.

Además, las vías de comunicación para llegar al hospital, así como las rutas de transporte público no son las adecuadas. Tráfico denso por las escuelas aledañas, calles estrechas que faltan de ampliarse y 'el camión' que más cerca pasa, lo hace a más de 500 metros de Urgencias.

¿Es así como el IMSS planea atender a los derechohabientes poblanos?

Colaboradores:

Juan Carlos Sánchez Díaz
Lizeth Flores Jácome
Pablo Spencer Castells
Miguel Ángel Arroyo Castillo
Wendy Pardo Ramírez
Juan Manuel Vargas Alvarez

Hacinamiento, El Principal Problema

A inicios de enero, Federico Héctor Marín, jefe de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla, reconoció en conferencia ante medios que, el hospital de La Margarita tiene una saturación de hasta 460%, sobre todo en el área de Urgencias.

El funcionario dijo que "no es responsabilidad del IMSS", pues están “ante una contingencia”, ocasionada por el sismo, lo que obligó a la reubicación de pacientes.

Explicó que de 178 camas que tenía el hospital de La Margarita pasó a 415; en el área de Urgencias había capacidad para atender a 25 personas, ahora atienden hasta 140.

En esa declaración, el funcionario dijo que en 10 meses estaría resuelta la situación, pues es el tiempo que tardará en estar lista la primera etapa del nuevo hospital de San Alejandro, que estará en la Vía Atlixcáyotl.

El hacinamiento en el Hospital General No. 20 La Margarita, ha alcanzado niveles altos, sobre todo en el área de Urgencias.

Poblanerías en línea entrevistó a varios pacientes y familiares que estuvieron internados en La Margarita. Uno de los testigos, quien pidió el anonimato, contó que:

"Está muy insalubre, ese es el principal problema sobre todo siendo un hospital donde la higiene es lo primero".

El hacinamiento del lugar ha sido evidenciado por quienes llegan a una urgencia médica. En redes sociales y medios de comunicación han circulado fotografías que muestran a los pacientes en espacios pequeños y en algunas ocasiones, sentados en sillas, donde esperan.

Sobre esta situación, el testigo comentó:

"Estuvimos en Urgencias pero salimos porque no hay espacio, no hay atención, los pacientes están en los pasillos y están en sillas normales; en uno que otro está el familiar con el suero deteniéndolo porque no hay donde".

"Tuvimos necesidad de entrar al baño, porque de verdad la necesidad fue muy grande pero no, está muy sucio; desde que entra el aroma es muy feo. Por eso le digo, de que si se está consciente de que se saturaron por el sismo, ¿dónde está el personal o a dónde reubicaron a todo el personal que estaba en San Alejandro?"

Otro caso relata la muerte de un familiar quien llegó a La Margarita con un hematoma en el cerebro:

"Nunca he visto algo como lo que vi en el hospital de La Margarita. Tres camillas en espacios de dos. Tiraderos de material contaminado expuestos, pacientes siendo cambiados de pañales en medio de otros pacientes y familiares. Enfermeros que no encontraban a sus pacientes, familiares que no encontraban a sus parientes enfermos. Enfermos sentados por horas, días, una camilla. Doctores y enfermeros trabajando en condiciones imposibles, tomando decisiones que nadie debería cargar".

El paciente fue trasladado al hospital de San José donde falleció.

"Mi tío murió, entró el 25 de diciembre a las 12:30 del día a Urgencias con un hematoma en el cerebro y estuvo sentado en una silla esperando camilla hasta el 27 de diciembre a las 6 de la mañana cuando se puso verdaderamente mal y tuvo que ser trasladado".

La licitación ¿tardía?

Datos proporcionados por la delegación del IMSS en Puebla a Poblanerías en línea, indican que de acuerdo con los procesos del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales, el 6 de diciembre de 2017, se adquirió el predio donde está instalado el Hospital CIMA; al mismo tiempo que se desarrollaron las prebases de la convocatoria, que fue publicada –sin especificar dónde– el 19 de enero de 2018.

Esta convocatoria prevé:

  • 10 días hábiles de proyecto de convocatoria.
  • 40 días naturales para la apertura y recepción de propuestas.
  • 30 días naturales para dar fallo.
  • 15 días posterior al fallo, se firma contrato.
  • Tomando en cuenta que la convocatoria sí haya sido publicada el 19 de enero, los diez días de proyecto terminaron el 2 de febrero.

Poblanerías en línea, no pudo corroborar la publicación de la convocatoria, al revisar diversos sitios web de las autoridades correspondientes. De esta forma, el plazo para la apertura y recepción de propuestas finaliza el 14 de marzo.

Luego, tendrían que transcurrir 30 días naturales para dar fallo y la fecha probable sería el viernes 13 de abril.

La fecha tentativa para la firma de contrato sería hasta el 4 de mayo.

Hasta ahora, no ha quedado claro cuál es la fecha de inicio de la remodelación, por eso, si se iniciara hasta mayo, la primera etapa quedaría lista en marzo del 2019.

¿Y para cuándo? Los Enriques opinan

Por ahora solo hay un tiempo estimado de la obra, pero no se menciona una fecha de inicio en la remodelación. En diciembre de 2017, en una entrevista para El Sol de Puebla, Enrique Doger, entonces delegado del IMSS en Puebla, afirmaba que la primera etapa estaría lista en 11 meses, pues ya tenían la compra del Hospital CIMA y que, gracias a que estaba en obra gris, sería más rápido poder adaptarlo.

En aquel momento, Doger Guerrero mencionó:

"Estaremos recuperando la capacidad que teníamos en San Alejandro y ahorramos tiempo, porque al tener un hospital en obra gris significa que en lugar de que tarde dos años o dos años y medio la construcción tardará unos meses al ponerlo en marcha".

Posteriormente, en enero, antes de renunciar al cargo, Doger reiteró que el –nuevo San Alejandro– estaría listo en 10 meses, pero nuevamente sin dar una fecha de inicio.

El mismo discurso dio Enrique Peña Nieto, Presidente de la República, quien, el 1 de febrero, al asistir a la reinauguración del Hospital General de Izúcar de Matamoros, aseguró que la primera etapa de San Alejandro estará lista "antes de que concluya el año".

"Una buena noticia es que este hospital (San Alejandro), gracias a la colaboración con el gobierno del Estado, ya tiene el Seguro Social el lugar donde habrá de edificar un nuevo hospital y este mismo año habremos de entregar la primera etapa del hospital de San Alejandro en Puebla, que es un hospital bien importante del seguro social".

La Dificultad Para Llegar Al Nuevo San Alejandro

Una vez que el hospital esté en funcionamiento, la movilidad en la zona puede convertirse en un obstáculo.

El predio del hospital se ubica en la en la calle Intersección Andrómeda, rodeado –principalmente– de fraccionamientos, la preparatoria de la Ibero y la parte trasera de la Universidad Iberoamericana. Los accesos son la Avenida Andrómeda y la calle Miguel Hidalgo; ambas conectan con la Avenida del Sol.

El transporte público no transita por dichas calles; el más cercano pasa por la Calle de la Niñez, a medio kilómetro del CIMA.

En un recorrido hecho por Poblanerías en línea, se hace constar el estado de las calles que, no tienen la ampliación programada y además se ven interrumpidas en el tráfico, cuando en las escuelas de la zona hay entrada y salida de alumnos.

Si hoy estuviera funcionando, los pacientes que lleguen en rutas del transporte público tendrían estas opciones:

  • Tomar una ruta que los deje en la Calle de la Niñez y caminar 550 metros.
  • Tomar una ruta que los deje en Vía Atlixcáyotl –a la altura del Complejo Cultural Universitario (CCU)– y caminar 1.2 kilómetros hacia CIMA.
  • Tomar una ruta que los deje en el Hospital del Niño Poblano y caminar 1.1 kilómetros, por la Calle de la Niñez.

Por ahora, la Secretaría de Infraestructura, Movilidad y Transportes (SIMT) no tiene contemplado un plan para adaptar el transporte público en la zona, según informó el área de Comunicación a Poblanerías en línea.

Rosalía Cerecedo, responsable de Comunicación, dijo que "hasta que el hospital esté en funcionamiento, posiblemente se realice un estudio sobre la movilidad de la zona".

La realidad muestra que, las autoridades dan versiones ambiguas sobre cuándo y cómo se iniciará un proyecto; si es o no su responsabilidad actuar al respecto y si las campañas políticas tendrán algo que ver para perder o ganar interés en actuar para resolver.

La realidad también muestra que, mientras ellos lo analizan, mientras lo piensan y valoran, los pacientes siguen en condiciones terribles para ser atendidos, deben esperar días para recostarse, siquiera, en una camilla; para ser hallados por sus enfermeras y acompañados por sus familiares.

--
POB/JCSD/LFJ