Masturbarse consiste en estimular los órganos sexuales de una persona o los propios con las manos, mediante caricias, o por otro medio, para proporcionar u obtener placer sexual.

Existe un viejo chiste sobre la masturbación: “80% de la gente se masturba, y el otro 20% miente sobre hacerlo”. Algunas personas se masturban a solas y otras lo hacen con otra persona.

La masturbación es una actividad sexual normal y sana, común entre hombres y mujeres de todas las edades y juega un papel clave en el desarrollo sexual saludable de los individuos.

Los estudios señalan que se masturban con más frecuencia aquellos que mantienen relaciones sexuales constantes que los que llevan un tiempo sin hacerlo. En los hombres, es debido al aumento de la testosterona durante el periodo de actividad sexual, que conduce a una mayor apetito sexual.

La masturbación libera dopamina, un neurotransmisor que activa el "centro de placer" en el cerebro y endorfinas que disminuyen activamente la percepción del dolor.

Foto: Foter

Mitos

La masturbación nunca causará ceguera, ni pelo en las palmas de las manos, impotencia, disfunción eréctil, contracción del pene, curvatura del pene, bajo recuento de espermatozoides, esterilidad, enfermedad mental o debilidad física. Todos estos conforman los mitos más conocidos asociados falsamente a la masturbación.

Pros

Un estudio publicado en la revista Journal of Sex Education and Therapy encontró que las mujeres que se masturbaban tenían matrimonios más felices en comparación con las que no lo hacían. Algunos beneficios son:

  • No quedar embarazada, ni contraer alguna enfermedad de transmisión sexual.
  • Aprender qué te gusta o no hacer sexualmente.
  • Bajar los niveles de estrés y relajarse.
  • Es un calmante natural.
  • Ayuda con los dolores menstruales, ya que libera endorfinas.
  • La masturbación entre la pareja es una manera segura de tener sexo.
  • En el caso de los hombres, ayuda a fortalecer la musculatura, previniendo así la incontinencia y la disfunción eréctil, lo cual se obtiene también a través de las erecciones matutinas.

Para evitar enfermedades de transmisión sexual, si se es el único que utiliza los juguetes sexuales no se tiene que preocupar por las ETS. Si comparte un juguete sexual, es necesario utilizar un condón para el juguete y lavarlo antes de intercambiarlo. Si se toca los genitales de otra persona, es necesario lavar las manos antes de tocarse los propios.

Foto: Foter

Efectos secundarios

La masturbación es inofensiva, pero algunas personas pueden experimentar irritación o sensibilidad en la piel, lo cual pasará en pocos días.

  • Masturbarse con fuerza y sin lubricación puede causar irritación por fricción.
  • Además, algunas cremas, vaselina, aceites saborizados o aromáticos pueden irritar los órganos sexuales.
  • Las técnicas de masturbación agresivas, pueden conducir a una reducción de la sensibilidad sexual, para lo cual hay que cambiar la técnica; el tiempo hará lo demás.

 

--

POB/WPR