Foto: Agencia Enfoque

Un Informe de Auditoría Superior de la Federación (ASF) dio a conocer que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) realizó un desvío de 2,130 millones de pesos en el 2016, a través del sistema de triangulación de recursos.

De ese dinero 1,747 millones de pesos fueron asignados por la SEDATU a universidades públicas y televisoras estatales, sin licitación por adjudicación directa.

La secretaría entregó estos recursos públicos a las universidades y televisoras para que llevaran a cabo determinados proyectos, estas sub-contrataron a ciertas empresas a las que a su vez también les transfirieron los recursos.

En este informe que se le entregó a la Cámara de Diputados, se señala a cinco universidades públicas: Universidad Tecnológica de Campeche, Mexiquense del Bicentenario y las universidades Politécnicas de Quintana Roo, Francisco I madero y Chiapas además de dos medios públicos: Sonora y Quintana Roo.

En cuanto a los servicios que estas universidades y televisoras públicas debían prestar a la SEDATU, la ASF informó que no hay certeza de que se cumplieran o se llevaran a cabo ya que en algunos casos la única documentación que existe son los contratos y en otros casos los programas mencionados ya no se encontraban vigentes.

Por su lado el SAT ha informado que muchas de las empresas contratadas por las entidades públicas para realizar los trabajos, no se encuentran en el domicilio indicado, no tienen oficinas, se dedican a otro tipo de negocios, o no reportaron ingresos en las fechas que supuestamente fueron contratadas.

--

POB/PSC