La empresa Cambridge Analytica, acusada de extraer datos de perfiles de Facebook para manipular e influir elecciones, realizó operaciones en México.

Según la investigación de Channel 4 News de Gran Bretaña, ejecutivos de la empresa afirmaron haber operado en México, Australia, Malasia y Brasil.

A través de un video, Channel 4 News documentó encuentros con Alexander Nix, director ejecutivo de Cambridge Analytica, Mark Turnbull, director general de Política Global y Alex Tayler, jefe de la oficina de datos.

En las reuniones, los ejecutivos narraron el modo con el que operaban; desde sobornos, noticias falsas, espionaje y contratación de sexoservidoras para poner a políticos en situaciones «comprometedoras» y con eso interferir en procesos electorales, además de manipular elecciones a través de herramientas digitales para incidir en la opinión de votantes en redes sociales.

El el video se observa a Alexander Nix hablando de cómo su filial Strategic Communications Laboratories influyó en más de 200 elecciones en todo el mundo, como Estados Unidos, Nigeria, Kenia, República Checa, India y Argentina.

Alex Tayler, jefe de la oficina de datos, describió cómo influir en redes sociales:

«Si usted está recopilando datos sobre personas y los está perfilando, puede obtener más información para luego utilizarla, segmentar a la población y darles mensajes sobre temas que les interesan, así como el lenguaje y las imágenes con las que es probable que interactúen».

Hace unos días, el diario The New York Times publicó que Robert Mercer, donante del Partido Republicano, dio 15 millones de dólares (281 millones de pesos) a Cambridge Analytica para «influir en el comportamiento» de los votantes de Estados Unidos en la elección presidencial.

Para eso, Cambridge Analytica «accedió» a datos de más de 50 millones de usuarios de Facebook y manipuló su opinión a favor de Donald Trump.

Facebook asegura que los datos fueron recopilados por Aleksandr Kogan, un académico británico que creó una aplicación en la plataforma que fue descargada por 270 mil personas y que podía acceder a sus datos personales y a los de sus amigos.

El 16 de marzo Facebook reconoció que la información de millones de usuarios «pudo ser comprometida».

 

 


POB/LFJ