Foto: Agencia Enfoque

El objetivo al proclamar el 21 de marzo como Día Mundial de la Poesía, desde 1999, es “apoyar la diversidad lingüística a través de la expresión poética y dar la oportunidad a las lenguas amenazadas de ser un vehículo de comunicación artística en sus comunidades respectivas”, de acuerdo con la decisión Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Además, este Día tiene como propósito “promover la enseñanza de la poesía; fomentar la tradición oral de los recitales de poéticos; apoyar a las pequeñas editoriales; crear una imagen atractiva de la poesía en los medios de comunicación para que no se considere una forma anticuada de arte, sino una vía de expresión que permite a las comunidades transmitir sus valores y fueros más internos y reafirmarse en su identidad; y restablecer el diálogo entre la poesía y las demás manifestaciones artísticas, como el teatro, la danza, la música y la pintura”. La Unesco concluye:

La poesía es una manifestación de la diversidad en el diálogo, de la libre circulación de las ideas por medio de la palabra, de la creatividad y de la innovación (…) Merced a sus asociaciones y metáforas y a su gramática singular, el lenguaje poético constituye, pues, otra faceta posible del diálogo entre las culturas”

Sor Juana Inés de la Cruz (México, 1651 – 1695)

 

Rosario Castellanos (México, 1925-1974)

 

Octavio Paz (México, 1914 – 1998)

 

Eduardo Lizalde (México, 14 de julio de 1929)

José Emilio Pacheco (México, 1939 – 2014)

 

 

POB/WPR