Foto: Wikimedia

Coca-Cola FEMSA ha decidido cerrar su Centro de Distribución en Ciudad Altamirano, Guerrero, debido a las amenazas y agresiones que han recibido por parte de la delincuencia organizada sus trabajadores e instalaciones.

El viernes 23 de marzo, Coca-Cola FEMSA emitió un comunicado donde informó que la medida fue tomada anteponiendo la seguridad de los 160 trabajadores, quienes laboran en las instalaciones del municipio de Pungarabato ubicado en la región de Tierra Caliente.

En el comunicado la empresa lamenta que después de 40 años de laborar en Ciudad Altamirano, deban cancelar sus operaciones debido al clima de impunidad, la ausencia del estado de derecho.

Roberto Álvarez, vocero en materia de seguridad del estado de Guerrero, informó que el la madrugada del viernes 23 de marzo, un comando armado disparó contra el Centro de Distribución de Coca-Cola FEMSA.

Elementos de la Gendarmería que hacían recorridos observaron el arribo de un grupo de 20 hombres que intentaron ingresar a las instalaciones, derribando el portón principal del Centro de Distribución.

Ciudad Altamirano está ubicada en Tierra Caliente es la cabecera del municipio de Pungarabato, en la región donde colindan los estados de Guerrero, Michoacán y Estado de México, es una de las zonas más violentas del país ya que ahí diversos grupos del crimen organizado se disputan las rutas para el trasiego de la goma de opio y marihuana.

Coca-Cola es la empresa refresquera más grande a nivel internacional, tiene 169 marcas y más de 381 millones de consumidores diarios, 100 mil empleados y vende 4 millones de cajas de unidad a través de 2.8 millones de puntos de venta. Cuenta con 64 plantas de manufactura y 324 centros de distribución.

--

POB/PSC