Foto: Agencia Enfoque

Este domingo 25 de marzo se celebra el Domingo de Ramos, fecha con la cual da inicio la Semana Santa, una de las dos celebraciones católicas más importantes del año, y días durante los cuales gran parte de la población tiene vacaciones.

Esta celebración conmemora la entrada de Jesús de Nazaret a Jerusalén, la tradición indica que ingresó montado en un borrico y fue recibido por sus seguidores con palmas de olivo. Unos días más tarde una parte de la población de Jerusalén pediría que lo crucificaran.

El Domingo de Ramos se realiza el domingo anterior a la primera luna llena que ocurre después del equinoccio de primavera.

Durante la celebración del Domingo de Ramos, el arzobispo de Puebla Monseñor Víctor Sánchez, encabezó una procesión por el atrio de la Catedral poblana, antes de oficiar misa, durante este acto bendijo las palmas y los ramos de los asistentes, el atrio estaba lleno de artesanos que ofrecían las palmas para la ocasión.

Víctor Sánchez llamó a la población a aprovechar estas fechas como un momento de oración y reflexión sincero y profundo, que logre un cambio en nuestras vidas.

Por su parte el Papa Francisco, durante la misa con motivo de Domingo de Ramos, criticó a quienes utilizan las calumnias para manipular la realidad y silenciar así a las voces disonantes.

«Así nace el grito del que no le tiembla la voz para gritar: ‘¡Crucifícalo!’. No es un grito espontáneo, sino el grito armado, producido, que se forma con el desprestigio, la calumnia, cuando se levanta falso testimonio».

Francisco afirmó ante la plaza de San Pedro que de este modo, se acaba «derribando la esperanza, matando los sueños, suprimiendo la alegría; así se termina blindando el corazón, enfriando la caridad».

POB/PSC