El 69 era hasta hace poco la postura más conocida para el sexo oral. Posteriormente apareció el 68, y ahora surge  “el 42”, una posición para pensar en uno mismo durante unos minutos; pero donde se puede intercalar el tiempo para cada uno, para disfrutar a la persona con la que se comparte.

Como hacerlo

Experimentar “el 42” es más sencillo de lo que se piensa. La postura es más cómoda para el disfrute del hombre, pero no incompatible para la mujer.

  • El hombre se sienta, da igual que sea en el sofá, lateral de la cama o silla, lo importante es estar cómodo y relajarse, inclinado ligeramente hacia delante con los codos apoyados en sus propias piernas
  • Mientras, ella se pondrá de rodillas en el suelo, también reclinada hacia delante y con las manos puestas en las rodillas, mejor con un cojín, para no hacerse polvo las piernas.
  • Él abrirá sus piernas y ella acercará su cabeza para proporcionarle darle sexo oral
  • El cambio de roles es esencial para el éxtasis de ambos.

“El 42” rompe también ataduras y permite utilizar las manos. Si él está en pleno éxtasis y quiere participar, podrá utilizar sus extremidades para tocar el cuerpo de su pareja y explorar sus zonas erógenas.

Si llevas mucho rato [email protected] hacia adelante, puedes poner las manos en el suelo y estirar la espalda poniéndote a cuatro patas, simulando un cero, así él, podrá recorrer mejor el cuerpo del otro, rozando, tocando e introduciendo sus manos en las suaves curvas de su amante.

 

POB/WPR