Foto: Juan Carlos Sánchez

La Iglesia de San Cristóbal se ubica en la 4 norte en esquina con la 6 oriente. Esta iglesia tiene muchos elementos a analizar, como su fachada lateral y la principal; sin embargo, las esculturas merecen hacer una mención aparte.

La fachada principal de la iglesia representa una escena del Apocalipsis de San Juan; además, se notan las dos torres que fueron reconstruidas en el siglo XX, ya que fueron destruidas en el sitio de Puebla en 1863 y la fachada lateral es una muestra del arte poblano virreinal.

Esculturas del taller de los Cora

Los escultores del taller de los Cora son los únicos escultores virreinales de Puebla, que por su alta calidad de trabajo, lograron permanecer en la memoria calificados en el siglo XIX como “restauradores del buen arte” según la Guía de Patrimonio religioso de la Ciudad de Puebla.

Las esculturas de San Joaquín y Santa Ana que se encuentran en el retablo principal de la iglesia de San Cristóbal son atribuidas a Zacarías Cora, además de la escultura de San Cristóbal que se ubica en el sotocorro.

La escultura de San Joaquín está firmada “AÑO DE 1785 CORA FEIT”, lo que no era común hacer en tiempos coloniales.

Sin embargo, la escultura que más llama la atención es la de San Cristóbal. Incluso, el historiador Manuel Toussiant afirmó:

«La más valiosa, sin duda, es el gran San Cristóbal que se conserva en la iglesia de dicha advocación. Puede afirmarse que es una escultura barroca mejorada con la ciencia neoclásica. El atleta se yergue ostentando su potente musculatura interpretada a la perfección, pero sus paño se agitan en un revuelo que delatan las esculturas barrocas».

El taller de los Cora

El taller de la familia Cora data del siglo XVIII abarcó todo el siglo; se ubicó en el barrio de Analco y se caracterizó por crear obras que reflejaron el cambio del barroco al estilo neoclásico.

Los miembros más importantes de dicho taller fueron: José Villegas Cora llamado “el gran maestro” porque fue quien fundó el taller, después su sobrino Zacarías Cora que se preocupó por esculpir una figura anatómica perfecta.

José Cora fue el encargado de esculpir lo ropajes y Antonio Villegas Cora fue autor de las policromías del taller.


Este contenido se publica simultáneamente en la WikiPuebla, para ver el original, haz clic aquí. 

 


POB/LFJ