Foto: Pixabay

Este lunes la red informática mundial (world wide web en inglés) cumple 29 años. Además, este será el primer año de su historia en el que más de la mitad de la población del mundo tendrá acceso a ella.

Tim Berners-Lee creó esa tecnología en un laboratorio suizo con la idea de facilitarle la vida a millones de personas, para que pudieran compartir documentos e intercambiar ideas a través de internet. Sin embargo, con los años el científico británico se ha vuelto menos optimista sobre los efectos positivos de su creación.

Cita a Wikipedia como un ejemplo de cuando ese sueño se hizo realidad. Pero asegura que el auge de las redes sociales, en donde el abuso y el acoso son prácticas cada vez más habituales, le ha hecho cambiar su punto de vista.

Berners- Lee cree que las redes sociales deben replantearse cómo mejorar, y dice que tal vez la respuesta esté en modificar su sistema para premiar comportamientos constructivos, y no a la inversa.

Las amenazas, no obstante, siguen abundando en la red. Son muchas y muy agobiantes, dice Berners-Lee en una carta abierta.

Entre las principales amenazas, Berners-Lee cita tres: cerrar la brecha digital, asegurarse de que la web funciona para todos e integrar más voces en el debate sobre su futuro.

La web no es solo para quienes están conectados hoy, sino también para quienes todavía faltan por conectarse.

Berners-Lee sostiene que, para ello, hay que afrontar dos mitos “que limitan nuestra imaginación colectiva”.

El primero es que la publicidad es el único modelo de negocio que funciona para las empresas en internet.

El segundo que es demasiado tarde para cambiar lo que se ha hecho hasta ahora.

Hoy quiero retarnos a todos a tener mayores ambiciones para la web. Quiero que refleje nuestras esperanzas y cumpla nuestros sueños, en lugar de magnificar nuestros miedos y profundizar nuestras divisiones, concluye el padre de la web.

POB/JMVA