Foto: Youtube

“María Magdalena” es una película que estrena a mediados  de marzo en España y América Latina, y que busca mostrar un fragmento de la historia bíblica bajo una nueva luz, como “un retrato humano de una de las figuras espirituales más enigmáticas e incomprendidas de la historia”.

La cinta muestra a María Magdalena como una mujer libre pensadora independiente, que merece ser considerada apóstol por derecho propio.

Narra  la historia de una joven pescadora que busca dar un nuevo sentido a su vida; quien desafía a su familia tradicional y se une al movimiento social liderado por Jesús de Nazaret que la llevará hasta Jerusalén, a estar presente en la Última Cena, atestiguar la crucifixión de Cristo y ser la primera persona en presenciar su resurrección.

El director Garth Davis declara que: “fue asombroso descubrir que (la prostitución de Magdalena) fue un invento del papa Gregorio I. Sentí que su historia tenía que ser contada, y me sentí aún más apasionado por hacerlo cuando supe que había estado oculta por tanto tiempo”.

Actúan Rooney Mara, quien interpreta a María Magdalena; Jesús es interpretado por Joaquin Phoenix, quien además de ser tres veces nominado al Oscar, es el novio de Mara en la vida real.

 

 

El desprestigio y la reivindicación

La percepción de que María Magdalena era una trabajadora sexual redimida proviene del papa Gregorio I, quien en el año 591 lo declaró así.

Sin embargo, en los textos bíblicos no hay referencia a que María Magdalena fuera una prostituta o  pecadora. No lo dicen ninguno de los evangelios del Nuevo Testamento.

Las únicas sugerencias de una posible mala reputación vienen en los textos de Marcos y Lucas, que se refieren a los demonios que fueron expulsados ​​de ella.

La conclusión es que María Magdalena ha sido víctima de un crimen contra su reputación a lo largo de 1,400 años.

La Iglesia Católica “reivindicó” su nombre en 1969.

Además, el papa Francisco la nombró formalmente “apóstol de los apóstoles” en 2016, informa la BBC.

 

POB/WPR