El sexo puede conocerse en el placer de la individualidad, no necesariamente a través de otra persona. La sexoterapeuta Nathalie Giraud-Desforges explica que la exploración personal del cuerpo ayudará a conocerlo mejor y permitirá disfrutar más del sexo en pareja.

Giraud-Desforges sugiere que la masturbación es un viaje lento para descubrir zonas de placer, donde es probable encontrarse con un orgasmo, y agrega: “Necesitamos tratarnos con consideración (durante la masturbación), como si fuéramos una diva”. Además, da algunas sugerencias para adentrarse en el camino del autoerotismo:

  • Estilo. No solo se trata de tocarse, si no buscar sensaciones.
  • Intención. Se trata de concederse un tiempo para  darse placer.
  • Apertura. Preparar el cuerpo desde el baño para activar las sensaciones.

A través del contacto con el agua, con la piel, en los pechos, en el pubis… alrededor del clítoris, de la vulva; en el chorro de la ducha. Tumbada boca arriba, en cuclillas con las piernas separadas.

Foto: Pixabay

Aceites. Aplicar un aceite para nutrir la piel, que sea apto para zonas íntimas, extenderlo con la intención de disfrutar, efectuando amplios movimientos deslizantes y flexibles, incluyendo las zonas erógenas.

Espejo. Como parte de un acto autoerótico, se puede contemplar el cuerpo en un espejo: “Colocarse cómodamente, abrir las piernas y admirarse: la vulva, el vello, los labios, el color”

Vestirse. Con ropa para realizar un auto strip-tease glamuroso: “con corsé, liga, sujetador balconnet, corpiño, medias de red”.

Foto: Pixabay

Dos manos. Explorar el cuerpo como si se tratase de un territorio desconocido, para descubrir nuevas zonas erógenas: “mientras una mano acaricia, la otra cosquillea los pezones. Los dedos se internan en la profundidad mientras el pulgar estimula el clítoris”.

Lubricante. Es un plus en el placer; permite realizar movimientos continuos manteniendo el contacto íntimo sin interrupción.

Respirar. Cuanto más profunda sea la respiración, más se propagará la sensación de placer por todo el cuerpo.

El clítoris. Tratarlo con suavidad tocarlo con movimientos concéntricos para aumentar el placer irresistiblemente: “adecuando el ritmo, sintiéndolo aumentar bajo los dedos…”

Orgasmo. En el autoerotismo no es obligatorio llegar al orgasmo: “Hay que buscar el placer más que el efecto de descarga orgásmica”, sugiere la sexo terapeuta.

 

POB/WPR