OPINIÓN: La relevancia del llamado de Barbosa a Violeta Lagunes

Guardando las distancias, o las diferencias de contexto histórico, Morena debe abrirle paso a lo que el Partido Comunista Italiano de los años setenta denominó “Compromiso Histórico”.

Como es del conocimiento público, Luis Miguel Barbosa, candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” al gobierno de Puebla, hizo un llamado público a Violeta Lagunes Viveros a que reconsidere su rompimiento político con Morena y se sume de nueva cuenta, “pues su perfil es importante para la campaña electoral”.

Aplaudimos tal exhorto, ya que la ex regidora y ex diputada es, ciertamente, una personalidad que ejerce una gran influencia en la vida de Puebla, sobre todo en la “vieja guardia” panista, sector al que Morena debe atraer a sus filas, tomando en cuenta el papel que ha jugado en la historia moderna de nuestra entidad. A diferencia del neopanismo –integrado, sobre todo, por individuos (como Luis Paredes Moctezuma y el mismo Rafael Moreno Valle) a los que solo les interesa hacer negocios–, la “vieja guardia” panista se distingue por su verticalidad y entrega a los principios y valores que enarbolaron los “Padres Fundadores” del blanquiazul (Manuel González Morín, Christlieb Ibarrola, etc.), entre ellos la idea de que la política no es un valor autónomo y supremo, sino que se inscribe y tiene su razón de ser en el humanismo que reconoce la integralidad de la naturaleza humana y la excelencia de su dignidad con respecto a toda otra realidad.

Entre tal visión y la plataforma ideológica de Morena no hay conflicto alguno: de ahí, reiteramos, la relevancia que reviste la búsqueda de acuerdos encaminados a unir fuerzas.

Barbosa, en contraste con aparatchiniks como Gabriel Biestro (que le ha generado más de un problema a Morena por ofrecer candidaturas a diestra y siniestra, sin cumplir sus ofrecimientos), es un estadista que sabe perfectamente que en el proceso electoral de julio se juego algo más que un simple cambio de estafeta en el poder político de la entidad: está de por medio nada más y nada menos la posibilidad de que Puebla se encamine por la ruta de la justicia social y la auténtica democracia, dejando atrás la pesadilla de la descomposición que trajo consigo el morenogalismo (con su incremento pavoroso de la delincuencia, de la corrupción y del abandono total de las clases marginales).

De ahí que el llamado de Barbosa a Violeta Lagunes vaya más allá del exhorto a una persona: tiene que ver, insistimos, con la política de alianzas que debe promover Morena para convertirse en una auténtica opción de poder ( lamentablemente aparatchniks como Biestro no comprenden esa situación).

Guardando las distancias, o las diferencias de contexto histórico, Morena debe abrirle paso a lo que el Partido Comunista Italiano de los años setenta denominó “Compromiso Histórico”, esto es, un proyecto encaminado a crear un bloque de fuerzas capaz de sacar a Italia de la crisis que enfrentaba en esa época, misma que amenazaba con llevar al país a la ruina económica y a la descomposición económica y social. Enrique Berlinguer, el entonces secretario de dicha organización, desplegó toda una cauda de esfuerzos encaminados a convencer a sus camaradas acerca de la necesidad de poner en marcha ese proyecto, el cual atravesaba, entre otras cosas, por establecer un trato adecuado con las fuerzas (principalmente con la Democracia Cristiana) a las que se trataba de atraer al “Compromiso Histórico”.

Por esos días, recuerdo muy bien, visitó Puebla un destacado miembro del Partido Comunista Italiano, Renato Sandri, quien en una conferencia de prensa en la entonces Casa de la Cultura resumió muy bien lo que implicaba dicho trato: “no se puede –explicó de manera muy gráfica– llamar a alguien a ser nuestro aliado y decirle: mira, sabemos que eres un hijo de puta o un canalla reaccionario. Pero a pesar de todo te exhortamos a actuar de manera conjunta”. Así no se puede –agregó–: “lo primero que se requiere es brindarle un trato respetuoso a los potenciales aliados”.

Algo semejante –reitero, guardando las distancias– debe hacer Morena: esto es, brindarle un trato digno y respetuoso a las personas y fuerzas con las que desea establecer alianzas. Por ello felicito a Barbosa por su reivindicación de Violeta Lagunes. Espero que esta acepte el exhorto de continuar en Morena.

 

 

--
POB/LFJ