Opinión: Morena imparable

Miguel Barbosa y Morena se encuentran al frente en las encuestas del estado de Puebla.

Basándose en los números de la encuesta levantada por Massive Caller (empresa encuestadora cuyos resultados se consultan vía una aplicación de la web) mostró hace unos días los avances de Morena en Puebla.

La intención del voto para Luis Miguel Barbosa era del 30.74 por ciento, para Martha Erika Alonso Hidalgo era de 29.34 por ciento, y para Enrique Doger Guerrero de 15.17 por ciento (Vid. Poblanerías, Morena y Miguel Barbosa a la cabeza en Puebla).

Desde luego muchas cosas pueden cambiar, pero hasta el momento todo indica que Morena va a la cabeza.

A quien esto escribe no le gustó  –y lo señalé en Poblanerías–  la decisión de López Obrador (AMLO) de elegir a Barbosa como candidato (y digo esto porque estoy convencido de que nunca existió la encuesta de la que tanto se habló), pero tengo que reconocer de que la misma fue atinada: el ex senador es un hombre con vocación de poder, que cuenta no sólo con la ventaja de conocer los laberintos del sistema político mexicano, sino también de provenir de sus entrañas.

Continúo pensando que Barbosa no es individuo que nos gusta a quienes formamos parte de la izquierda clásica (y esto lo digo sin rubor alguno: pese a la crisis del comunismo, no he arrojado mis libros de Marx y de Lenin al fuego, como lo hicieron muchos de mis correligionarios), empero nos vemos obligados a aceptar que la terrible descomposición (política, económica, social, y hasta espiritual ) que enfrentan México y Puebla nos obliga a dejar de lado nuestras filias y fobias, para trabajar como un solo hombre en la lucha para desbancar del poder a quienes nos han llevado al borde de la catástrofe.

El mismo AMLO no es un hombre de izquierda, sino un personaje de pensamiento progresista que hará todo lo que esté en sus manos para atenuar los excesos y barbaridades a que condujo el proyecto neoliberal. Con esto es suficiente, por el momento. Por ello se ha atraído las simpatías de todos aquellos núcleos y sectores que otrora se manifestaban hostiles hacia su proyecto: empresarios, clases medias, e incluso no pocos destacados miembros de las clases políticas del PRI, del PAN, y de los otros partidos del país.

Al igual que AMLO, Barbosa tiene que esforzarse por atraer hacia Morena a toda aquella constelación de fuerzas que otrora formaban parte esencial del sistema: líderes empresariales, políticos, sociales, religiosos, intelectuales, etc. Si bien se ha avanzado de manera notable por ese camino, aún falta mucho trecho por recorrer. A nuestro parecer, por ejemplo, aún falta ganarse las simpatías de las “viejas guardias” del PAN y del PRI. Si bien éstas ya han puesto de relieve su malestar e inconformidad con las cúpulas de sus organizaciones, todavía nos las veo dispuestas a integrarse al proyecto de Morena. Es el caso, por ejemplo, de Ana teresa Aranda, quien no aceptó convertirse en la candidata de esta organización a la alcaldía de Puebla.

¿Por qué subrayo la necesidad de que Morena conquiste a dichas “viejas guardias”? Porque éstas también fueron desplazadas del poder por los verdaderos “ganones” del neoliberalismo, esto, los

Vicente Fox, los Luis Paredes Moctezuma, los Moreno Valle, individuos sin escrúpulos a quienes les importan un bledo los valores y los principios. Y lo cierto es que personalidades como Teresa

Aranda, más allá de nuestras diferencias con sus formas de pensar, sí son gentes que enarbolaban determinados valores. Lo mismo sucede con no pocos sectores de la “vieja guardia” del PRI: estos creían firmemente en el ideario de su “instituto político”, pero ahora merodean como fantasmas por las avenidas y cafés de Puebla, sin vínculo alguno con el actual liderazgo del PRI.

Y ni qué decir de personalidades como Enrique Cárdenas: personajes como éste deberían ser llamados por Morena, ya que tienen mucho que aportar para su causa. El ex rector de la UDLA es un individuo al que distinguen su capacidad, honestidad, y por sus enormes aportaciones al estudio de la realidad económica y social de la entidad. Luis Miguel Barbosa debería desplegar todos los esfuerzos a su alcance para incorporarlo a su campaña.

En fin, estamos convencidos de que Morena en Puebla tiene todas las de ganar, empero esto atraviesa, entre otras cosas, por convertirse en un polo de atracción para todas aquellos sectores y capas sociales que aún no se incorporan a su proyecto.

POB/PSC