Se trata de una área que abarca desde Sudamérica (Paraguay, Uruguay, Argentina y Brasil) hasta el sur de África.

Algunos lo han llegado a llamar el "Triángulo de las Bermudas espacial", aunque los expertos prefieren denominarlo "agujero magnético".

La Anomalía del Atlántico Sur es una zona donde el escudo protector de la Tierra, el campo magnético, se encuentra a pocos cientos de kilómetros (200 km aproximadamente) de la superficie del planeta.

El campo magnético terrestre es resultado de la interacción de los núcleos interno y externo del planeta compuestos por hierro en estado sólido y aleaciones líquidas de hierro y níquel. Ello crea un proceso que convierte la Tierra en un enorme imán.

El campo magnético de la Tierra es importante porque no sólo sirve para hacer que la aguja de una brújula indique norte y sur, sino que también protege al planeta de la radiación proveniente del espacio que puede ser peligrosa para la vida, sin embargo ésta también es significativa para el paso de satélites y naves espaciales.

Geofísicos de la Universidad Nacional del Sur, en Argentina, argumentan que durante los últimos 160 años, la fortaleza del campo magnético ha ido decayendo a un ritmo rápido y la región donde es más débil es esa zona denominada la Anomalía del Atlántico Sur. Señalan que entre todos los países afectados, Uruguay es el que tiene el campo magnético más debilitado. 

La radiación en esa zona puede causar problemas con los equipos electrónicos, como que los ordenadores se apaguen y se vuelvan a reiniciar o la pérdida de píxeles en los sensores de las cámaras.

Los científicos aseguran que de continuar el debilitamiento, se podrían empezar a ver efectos atmosféricos como el agujero que apareció en el hielo de la Antártica de mayor tamaño que Panamá, un espacio abierto de agua rodeado de hielo marino.

 

--
POB/EDRP