Foto: Agencia Enfoque

La procesión de Viernes Santo se realizará de la misma manera que lo ha hecho durante los años anteriores, a pesar de daños que presentan algunas iglesias y edificios del centro histórico de la ciudad de Puebla.

Miguel Méndez presidente de la Comisión de Turismo, Arte y Cultura del ayuntamiento de Puebla, informó que los daños en inmuebles históricos provocados por el sismo del 19 de septiembre  del 2017 y el 16 de febrero de este año no afectarán la celebración religiosa, la cual se realizará sin contratiempos en el primer cuadro de la ciudad.

Debido a los trabajos de reconstrucción, el acceso a los templos de San José, El Carmen, La Soledad y la Concordia estará restringido, y la logística de organización cambiará, ya que en lugar de trabajar en el interior de los templos, quienes participen en la procesión vestirán, adornarán y arreglaran las imágenes religiosas en el atrio de cada iglesia.

Durante el recorrido de la procesión se tiene previsto colocar cordones de seguridad en las zonas de riesgo y prohibir la presencia de ciudadanos dentro del perímetro restringido.

POB/PSC