Foto: Wikimedia

El gobierno de Estados Unidos dio a conocer, que ha decidido utilizar los pagos realizados a los abogados de Joaquín Guzmán, como pruebas para incriminarlo, con esto busca demostrar la "incomprensible riqueza e ingresos sustanciales" que vendrían del narcotráfico.

En caso de que el juez acepte los costes de la defensa de Joaquín Guzmán como evidencia, y llame a declarar a Eduardo Balarezo y William Púrpura, ellos dejarían de ser los abogados de Guzmán para convertirse en testigos.

Aunque aún no está decidido, el juez Cogan aceptó una moción de oposición a la petición del gobierno, y dijo que si tan fundamental es incluir los pagos como pruebas, la señal es que la fiscalía tiene grandes problemas para armar el caso.

El abogado Balarezo se mostró gratificado con el juez. "Eso lo va a poner en una situación donde posiblemente tenemos que ser testigos de él o abogados de él, pero no podemos hacer las dos cosas".

Los abogados han tenido complicaciones para recibir sus pagos, debido a las condiciones de aislamiento de Joaquín Guzmán, que le impiden recibir visitas y enviar mensajes a través de otras personas.

Los abogados aseguran que si el juez los llama a declarar como testigos, acerca de cómo, cuánto y de quién hemos recibido los pagos, no podremos continuar siendo abogados de Joaquín Guzmán.

El 18 de mayo es la fecha límite para que el gobierno presente pruebas y evidencias contra Guzmán, el 31 de julio empezará el proceso para la elección del jurado popular, y a partir de septiembre se llevará el juicio que se estima tendrá una duración de 3 o 4 meses.

--

POB/PSC