Foto: NAICM

La construcción del Nuevo Aeropuerto de Internacional de México (NAIM) se ha convertido en uno de los temas centrales de la elección presidencial, ha generado desencuentros entre políticos y empresarios y también ha provocado el interés por analizar y conocer el proyecto, su viabilidad y las alternativas posibles.

El candidato a la presidencia de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, ha mencionado que de llegar a la presidencia suspenderá la obra para realizar una revisión de los contratos otorgados para la construcción. Y ha difundido una historieta con el análisis de sus partidarios que también expone la alternativa que propone.

Poco después de la crítica de AMLO se dio a conocer que algunas empresas encargadas de resguardar los ahorros para el retiro de miles de trabajadores, realizarán una inversión para financiar nuevo puerto aéreo que se ya se encuentra en construcción.

Durante una conferencia, Carlos Slim, el empresario más rico de América Latina ofreció una conferencia de prensa, para defender la construcción del Aeropuerto, ahora se sabe que Fernando Romero Havaux, su yerno, junto con el británico Norman Foster participa en la obra, desde la planeación su planeación.

Las autoridades, los empresarios y los otros políticos que también participan en la contienda electoral, han defendido la construcción del NAIM, asegurando que no se debe cancelar una obra para la que la mayoría de los contratos ya se encuentran otorgados, una construcción que ya se encuentra en marcha y que aseguran será un factor de crecimiento económico y social.

El Consejo Coordinador empresarial canceló una reunión con AMLO, donde se hablaría del NAIM y sus alternativas.

En lo que todos los actores coinciden es que la actual terminal aérea de la Ciudad de México ya es insuficiente, para el número de vuelos y pasajeros.