Foto: Agencia Express Media

El 12 de abril de 1994, desde un buffet de abogados en Arizona se mandó el primer spam comercial que alcanzó a 5,500 personas en Estados Unidos.

Los responsables fueron Laurence Canter y Martha Siegel. Esposos que dirigían la firma especializada en temas de inmigración Canter & Siegel.

 “The Green Card Lottery notice” o “nota del Sorteo de Tarjeta Verde” promovía un esquema a través del cual motivaba a la gente a registrarse en la “Green Card Lottery” (también conocido como Sorteo de Visado Diverso) del gobierno de Estados Unidos, este proceso da a los inmigrantes un permiso de residencia permanente.

En la nota ofrecían realizar el papeleo correspondiente a cambio de una suma de dinero. Lo que la gente no sabía era que únicamente se debía mandar una postal con su nombre y dirección al departamento de Estado.

Esto se consideró como el primer acto de marketing de internet. Provocó escándalo a tal grado que los servidores de mail del proveedor de internet, Internet Direct, se cayeron repetidas veces por dos días.

Por la reacción y el impacto que tuvo a ambos se les inhabilitó la licencia. Crearon una compañía para hacer spam comercial para otras empresas a la par que escribían How to Make a Fortune on the Information Super Highway

Canter y Siegel dijeron haber hecho miles de dólares como resultado de un anuncio que les costó “solamente centavos”.

Siegel falleció en 2000 a los 54. Canter ha comentado que no se arrepiente de haber soltado el spam. “Alguien más lo hubiera hecho si no hubiéramos sido nosotros”.

Poblanerías en línea platicó con José Flores Sosa, coordinador del programa de marketing digital de UDLAP consultores, quien habló sobre el spam:

 Lo que lo categoriza como spam es justamente que no lo quieres en tu correo. Cuando es deseado por el cliente potencial o el consumidor se llama mailing y es un servicio de recepción de correo, independientemente si es masivo o no. Por ejemplo, el New York Times, o el programa de recompensa de Star Bucks.

Flores Sosa también comentó el tema legal que implica la protección de datos personales pues “el spam no solo se limita al correo electrónico”.

Explicó la responsabilidad de las empresas al resguardar los datos de sus clientes y recalcó la importancia de los derechos ARCO. Y finalizó recalcando el hecho de que hoy en día el spam tiene muy poco porcentaje taza de apertura (“clicks”):

Si el ‘spam legitimo’ tiene una taza de apertura muy baja, supongamos, de 1000 personas que reciben un mail solo 33 abren la promoción, ya hay una efectividad. Pero, ahora, imagínate que fuera un correo que no deseas, la taza de apertura e interacción baja.

 

 


POB/JMVA