Foto: Wikimedia

El mago David Copperfield ha sido obligado a revelar el secreto de uno de sus trucos, debido a una demanda por negligencia, hecha por un espectador que resultó afectado al participar en el show.

El demandante se encontraba presenciando un espectáculo en un casino de Las Vegas en el 2013, cuando fue elegido por el mago para participar en uno de los trucos, el cual consistía en desaparecer a varios miembros de la audiencia.

Durante su participación se produjo un accidente, el cual le provocó una lesión cerebral y varias heridas que tuvieron que ser tratadas en el quirófano, representando esto un costo aproximado de 300,000 euros (aproximadamente 6,690,000 pesos), en gastos de atención médica.

El truco de magia es conocido como lucky 13, y en él, Copperfield hace desaparecer del escenario a 13 personas del público, quienes aparecen después en la parte posterior del teatro, a las espaldas del público.

Debido a que no se llegó a ningún acuerdo entre ambas partes, no se pudo evitar el juicio, y de esta forma el mago se vió obligado a revelar el truco. El productor ejecutivo explicó a un juez en Las Vegas que los participantes son conducidos por un sistema de pasillos oscuros interiores y exteriores hasta el lugar.

--

POB/PSC