Foto: Agencia Enfoque

Los colores de la Luna que aprecian los seres humanos obedecen a las condiciones atmosféricas de la Tierra, por lo que en la actualidad las tonalidades oscilan entre el blanco, amarillo y rojizo, y no azul o rosa como también se le denomina.

La especialista del Instituto de Astronomía (IA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Brenda Carolina Arias Martín explica que

Si estamos cerca de la erupción de un volcán o algo similar, por ejemplo, la Luna se empieza a tornar un poco más amarilla, más rojiza pero no es que cambie de color.

Algunas culturas y religiones, consideran que la Luna Rosa es la primera Luna llena después de Semana Santa, por lo que se considera que la próxima se podrá apreciar el 30 de abril de este año.

La miembro titular de la Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia y la Técnica sostuvo que el fenómeno ocurre cada año y no cada 60 años como lo han manejado algunos medios.

 


POB/EDRP