Las nalgadas suaves durante el sexo son conocidas como spanking; para algunos esta práctica genera placer y a otros les parece desagradable.

Los glúteos son una zona erógena poco explotada. Muchas personas acumulan tensión en la zona porque pasan muchas horas sentadas. Los golpecitos ligeros pueden ser una forma de masaje que estimula la circulación del área y ayude a relajar los músculos.

Para iniciarse:

  • Platicar: con su pareja sobre los gustos y la fuerza con la que quieres que te traten (o tratarlo).
  • No lastimar: Recuerda que los juegos eróticos tienen como propósito añadir chispa a la vida íntima, no lastimar ni ofender.
  • Confianza. Expresar abiertamente si la práctica le gusta o no. Tener buena comunicación y conocer los límites.
  • Comenzar con un masaje. Es una buena forma de iniciar y relajar el cuerpo para no ser intrusivo con la piel.
  • Evitar el coxis. Evitar la espalda baja para que no te equivoques. Lo que se busca es estimular la circulación del glúteo.
  • Subir la intensidad. Si además de la mano se piensa usar látigos o paletas de madera, es indispensable tener una palabra de seguridad para detener la acción, para que nada se salga de control.
Foto: Pixabay

 

POB/WPR