Foto: Pixabay

 

Netflix decidió no exhibir sus películas en la 71 edición del Festival de Cannes, por que, según las leyes francesas, las películas deben primero ser estrenadas en cines para, cuatro meses después, tener la posibilidad de lanzar el DVD o sistema por demanda. Después de 10 meses puede llegar a la televisión, y después de 36 meses distribuirse en cualquier servicio streaming.

Esto implicaría una pérdida económica para Netflix, que presenta sus estrenos vía streaming. La compañía dijo que está abierta a llevar sus películas a los cines franceses, pero se negó a esperar tres años para ponerla en la plataforma.

Ted Sarandos, jefe de contenidos de la plataforma digital Netflix, en entrevista con el medio Variety, comentó: “Queremos que nuestras películas estén en un terreno de igualdad con las demás. Si vamos, existe el riesgo de que nuestras películas y cineastas reciban un trato irrespetuoso en el festival. Se ha marcado un tono y no creo que sea bueno que estemos allí”.

Esperamos que (Cannes) cambie sus reglas, que se modernice, pero seguiremos apoyando filmes y cineastas. Exhortamos a Cannes a reunirse con la comunidad mundial del cine”, concluye Ted Sarandos, jefe de contenidos de la plataforma digital Netflix.

Roma, del mexicano Alfonso Cuarón, y Norway, del británico Paul Greengrass, están distribuidos por la plataforma Netflix y se especulaba con su presencia en la 71 edición del certamen, que se celebrará entre los próximos 8 y 19 de mayo.

Cannes repsonde

Ante la polémica, el Festival de Cannes responde a Netflix sobre su decisión de no presentar sus películas en el certamen, declarando que el diálogo “sigue abierto”.

“No hay ningún conflicto”, apuntó su delegado general, Thierry Frémaux, alegando que se trata de una diferencia de opiniones sobre el perfil de Cannes que obliga a que películas de plataformas audiovisuales solo puedan estar presentes en los apartados de fuera de competición, si no se han estrenado en salas de cine de Francia.

 

POB/WPR