OPINIÓN: La muerte acosa a México y políticos debaten del debate

Los asesinatos de los tres estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales de Guadalajara, han estremecido al mundo y a nuestro país.

Los asesinatos de los tres estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV), de Guadalajara, han estremecido al mundo y a nuestro país. Empero, la clase política mexicana está concentrada en comentar el debate del domingo pasado.

En un comunicado emitido por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad de Guadalajara (UdeG) se dice lo siguiente:

“La desaparición de los jóvenes estudiantes se sumó a la de 12 mil 192 son niños, adolescentes y jóvenes no localizados en territorio mexicano de un total de 34 mil 268 personas cuyas familias siguen en su búsqueda”.

Y se agrega:

“La escalada de violencia y la impunidad rampante está presente en todos los rincones de nuestra nación. Jalisco, después de Tamaulipas y el Estado de México, es la entidad en donde más casos de desapariciones se han reportado con 3 mil 60. No es posible continuar así” (Vid. Portal Sin Embargo, abril 25, 2018).

Los estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales identificados como Javier Salomón Aceves Gastélum, Jesús Daniel Díaz García y Marco Francisco García Ávalos, estaban filmando un proyecto para su escuela en una vivienda en las afueras de la ciudad de Guadalajara, una casa que era de la tía de uno de ellos y había sido utilizada por un grupo criminal antagónico llamado Nueva Plaza. Uno de los estudiantes fue asesinado a golpes. A los otros dos los mataron después de torturarlos.

La tía presuntamente estaba implicada en un caso de tráfico de personas y prostitución en Guadalajara y en 2015 en ese lugar había ocurrido una detención. También se habían visto ahí en el pasado vehículos con personas armadas. Cuando terminaron de filmar y subieron a un auto, los jóvenes fueron interceptados por seis individuos fuertemente armados que se identificaron como personal de la fiscalía y se los llevaron.

Lamentablemente esta atroz tragedia ha quedado opacada por los debates sobre el debate.

“¿En qué país vivimos?”—exclama uno de los personajes de los cuentos de Juan Rulfo (Luvina).

No deja de llamar la atención que hayan sido algunos artistas destacados los que describieron con lucidez la magnitud de dicha tragedia. Así, el cineasta Guillermo del Toro expresó:

“ Las palabras no alcanzan para entender la dimensión de esta locura. Tres estudiantes son asesinados y disueltos en ácido. El por qué es impensable, el cómo es aterrador”.    

Diego Luna manifestó que le invadía rabia por la forma atroz en la que los jóvenes fueron asesinados.

“En México vivimos en el horror. Aquí tres jóvenes pueden ser asesinados de forma atroz, porque se puede, porque no pasa nada. Que rabia”, expresó.

El ganador del Emmy, Gael García Bernal, pidió que se acabe la pesadilla que representa la violencia en México. Epigmenio Ibarra exclamó: “tenemos que detener este horror”.

Por cierto, en la gigantesca marcha que se realizó antier en Guadalajara –protagonizada principalmente por estudiantes– pude apreciar un cartel con la siguiente leyenda:

“El arte es un arma cargada de futuro, ¡la única cuyo gatillo deberíamos jalar!”. ¡Vaya frase tan hermosa…y terrible!”

Todo parece indicar que el asesinato de los jóvenes de referencia ha propiciado una ola de indignación a lo largo y ancho del país, sobre todo entre los universitarios. Esperemos que las principales instituciones públicas de educación superior –entre ellas, la BUAP– se sumen a dicha ola, porque, como dice Epigmenio Ibarra: “¡hay que acabar con este horror!”.

 

 

--
POB/LFJ