Foto: Wikimedia

En Puebla se registraron 1,444 pozos de extracción de hidrocarburos con la técnica «no convencional» de fractura hidráulica, hasta mediados del 2017 según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Esta técnica de extracción hidráulica es conocida como fracking, y requiere el uso y la contaminación de grandes volúmenes de agua.

El «Estudio sobre Protección de Ríos, Lagos, Acuíferos desde la Perspectiva de los Derechos Humanos», señala que cada pozo utiliza entre 9 millones y 29 millones de litros de agua, y aclara que el líquido es mezclado con arena y hasta 750 químicos tóxicos.

La región norte del estado de Puebla, que colinda con el estado de Veracruz e Hidalgo, forma parte de la región petrolera Tampico-Misantla.

Puebla es el segundo lugar a nivel nacional en el número de pozos que realizan fracking, solamente por debajo de Veracruz que cuenta con 2,288.

Los municipios donde se ha registrado la extracción por fracking en Puebla son: Francisco Z. Mena, Ayotoxco, Pantepec, Tenampulco, Tuzamapan de Galeana, Jalpan, Hueytamalco, Venustiano Carranza y Xicotepec de Juárez.

 

POB/PSC