Foto: Wikimedia

Donald Trump presidente de Estados Unidos, anunció que para proteger a su país de la migración, enviará soldados a la frontera con México en lo que su administración consigue los fondos necesarios para la construcción del muro, y se reforman las leyes migratorias.

Además el presidente de Estados Unidos manifestó su decisión de dejar de buscar un acuerdo con los demócratas, por lo que cancela la posibilidad de una solución permanente para los beneficiarios del programa DACA, legislación que estaba condicionada al financiamiento del muro en la propuesta legislativa que él envió.

La última vez que el gobierno de EEUU envió militares a la frontera fue durante los gobiernos de Barack Obama y George W. Bush.

La operación, denominada "Jump Start" durante el mandato de Bush, consistió en el envío de efectivos de la guardia nacional. Se anunció en mayo de 2006 y estuvo activa hasta julio de 2008. En el gobierno de Obama también fueron desplegados unos 1,200 efectivos de esa fuerza en 2010 en el marco de la Operación Phalanx.

Los efectivos no estaban involucrados en operaciones de detención y cumplimiento de la ley, solo de apoyo a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y la Patrulla Fronteriza en temas administrativos, de observación y recolección de datos de inteligencia, así como proyectos de ingeniería civil.

La guardia nacional depende del pentágono y solamente puede responder agresiones del mismo nivel, básicamente observa y reporta.

Trump también amenazó con cortar "ayuda" a Honduras y otros países que permitan la caravana de migrantes. Precisamente, el gobierno de Estados Unidos debe anunciar, a más tardar el 6 de mayo, si mantiene o cancela el Estatus de Protección Temporal (TPS) de Honduras, que protege de la deportación a unos 86,000 indocumentados.

--

POB/PSC