Beatriz Gutiérrez Müller propuso eliminar la figura de Primera Dama durante un mitin de su esposo Andrés Manuel López Obrador, realizado en Minatitlán, Veracruz.

Al inicio del evento, el tabasqueño mencionó que su esposa daría un mensaje importante; al micrófono, Gutiérrez Müller propuso “poner fin a la idea de la Primera Dama”.

La académica subrayó que “en México no debe haber mujeres de primera y de otra categoría, porque eso es clasismo”. Señaló que el poder presidencial “no debe ser de una familia o de un matrimonio”.

Pero, ¿cuáles son las funciones de la Primera Dama?

De inicio, se trata de una denominación no oficial que recibe la esposa del Presidente. No es un cargo electo, ni nombrado. Tampoco tiene funciones de servidor público, ni responsabilidades asignadas.

No recibe un salario o compensaciones; normalmente, es la acompañante del presidente en viajes o recepciones oficiales. Participa en instituciones benéficas, como la Cruz Roja y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

En algunos casos, cuando el Presidente era viudo, soltero o cuando su cónyuge no podía cumplir con el rol de Primera Dama, fueron familiares mujeres quienes ocuparon las funciones. Como el caso de Hortensia Elías Calles, hija de Plutarco Elías Calles, y Guadalupe Díaz Ordaz Borja, hija de Gustavo Díaz Ordaz.

Dado que no tienen existencia oficial, las tareas de la Primera Dama se han ido adaptando por imitación a otros países, por usos y costumbres.

Tanto en México como en otros países, la Primera Dama debe asistir a reuniones, ceremonias, actos oficiales y sociales, viajes nacionales e internacionales, ya sea con o en lugar del presidente.

Es invitada para inaugurar escuelas, hospitales; ven por la asistencia social, participan en obras de carácter humanitarias y de caridad. Por lo general, desde su creación en los setenta, esta figura se hace cargo de la dirección del DIF.

Damas ‘en la mira’

  • Marta Sahagún

Esposa de Vicente Fox, Marta Sahagún se convirtió en Primera Dama cuando se casó con el presidente Fox en el primer año de su gobierno.

Marta Sahagún “rompió” con el rol que cumplían las Primeras Damas de México al crear –en 2001– la fundación Vamos México, que destinaría fondos de ayuda a la gente marginada del país, así como otras organizaciones como Legionarios de Cristo.

Con la fundación obtuvo protagonismo en los medios de comunicación, pues las actividades de Vamos México fueron inauguradas con un concierto del cantante británico Elton John en el Castillo de Chapultepec.

Este costoso evento fue criticado entre la prensa no solo por utilizar un edificio del patrimonio histórico para un fin privado, sino porque las donaciones —deducibles de impuestos— se emplearon presuntamente en la diversión de la élite económica y no en la beneficencia.

  • Margarita Zavala

Fue la Primera Dama de México de 2006 a 2012, durante la presidencia de Felipe Calderón Hinojosa.

Es abogada y participa en la política mexicana. Recientemente renunció a su candidatura independiente por la Presidencia de México. Entre otros cargos, Margarita Zavala ha sido diputada en el Congreso de la Unión (de 2003 a 2006) y diputada local de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (de 1994 a 1997).

Durante la administración de su esposo, su familia estuvo involucrada en escándalos de corrupción. Entre ellos se encuentra el caso del incendio de la Guardería ABC en Hermosillo, Sonora, la cual era propiedad de, entre otros, Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella, familiar de la entonces primera dama.

La guardería se incendió el 5 de junio de 2009 y de acuerdo con reportes de investigación, las instalaciones nunca cumplieron con ningún estándar de seguridad.

  • Angélica Rivera

Es la actual Primera Dama. Rivera se casó con Enrique Peña Nieto en 2010, cuando este era gobernador del Estado de México. Posteriormente, anunció su retiro definitivo de las telenovelas para dedicarse a su casa y a sus hijos.

En 2014, una investigación periodística llamada “La Casa Blanca de Peña Nieto” descubrió que Angélica Rivera adquirió una propiedad con un valor aproximado de 86 millones de pesos, construida por Grupo Higa, una de las empresas que ganó la licitación del tren México-Querétaro, y que antes levantó obras en Estado de México, cuando Enrique Peña Nieto fue gobernador.

El caso ocasionó que Angélica Rivera saliera a explicar el origen de los recursos con los que había comprado la casa y –posteriormente– que Enrique Peña ofreciera disculpas por el escándalo.

 

 

 

--
POB/LFJ