Foto: Agencia Enfoque

La inseguridad en el estado de Puebla es un flagelo que ha afectado la paz y la tranquilidad de la población, sentenció Luis Miguel Barbosa, quien aseguró que a nivel nacional el modelo de seguridad pública y el modelo policial, fracasaron por el involucramiento de los mandos de seguridad pública y policiales con el crimen organizado.

Se pronunció porque se aplique una reforma al artículo 21 Constitucional y la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, aunque reconoció que podría ser un procedimiento muy largo y de mucho debate. Por lo que propuso que en el caso particular de Puebla, el 15 de diciembre cuando tome posesión el nuevo gobierno, llegará con mandos policiales de alto nivel, tanto en seguridad pública como policiales, para reestructurar todo el Sistema Estatal de Seguridad Pública.

“Vamos a reestructurar las policías estatales y municipales, vamos a dignificar la carrera policial, les vamos a pagar lo más que se pueda, vamos a capacitarlos, vamos a darles prestaciones laborales, los vamos a dotar de elementos para que puedan investigar”.

Sin embargo, aclaró que los efectivos serán certificados, es decir, no habrá policías que no hayan acreditado su examen de control de confianza.

 

POB/JMVA