Foto: Agencia Enfoque

Del 2011 al 2017, la calificación general de los Centros de Reinserción Social (CERESO) en Puebla a nivel nacional ha empeorado, según un estudio de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

El Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2017, calificó de manera general al estado con 6.39 puntos de un total de 10, la cual es menor que la emitida en el año 2010, cuando Puebla obtuvo 6.99 puntos.

Entre las deficiencias que la CNDH encontró en los centros penitenciarios de Puebla, se encuentran la falta de higiene, la insuficiencia de personal de custodia y seguridad, actividades ilícitas, inadecuada clasificación de los internos, mala atención a grupos vulnerables, insuficiente atención en prevención a adicciones, mala alimentación, soborno y extorsión.

Para la realizar esta evaluación, la CNDH visitó 5 centros penitenciarios, del 3 al 7 de abril del 2017. Se evaluó el CERESO de la ciudad de Puebla, conocido como San Miguel, Tepexi, Tehuacán, Ciudad Serdán y San Pedro Cholula.

El CERESO estatal de Cholula tiene las peores condiciones de hacinamiento, pues en el se encuentran 511 internos cuando su capacidad es para 211 personas.

En este rubro, Puebla se encuentra por encima de entidades como Nuevo León, Nayarit o Sinaloa, y por debajo de los CERESO de Guanajuato y Querétaro.

--

POB/PSC

 

 

 

en comparación con la evaluación del 2010