Foto: BUAP

Clarissa Viveros López y Diego González León, estudiantes de la licenciatura en Arquitectura de la BUAP, diseñaron un block para construcción con PET, el cual reduce costos, mejora la calidad y ayuda a reducir la contaminación ambiental.

La industria de la construcción es una fuente de contaminación ambiental, a decir del programa de la las Naciones Unidas para el medio ambiente, esta actividad contribuye con un 30% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y consume un 40% del total de la energía mundial.

Conscientes de esta esta situación, los estudiantes de la BUAP, desarrollaron un ladrillo adicionado con este plástico, el cual tiene ventajas ecológicas, ya que reduce el uso de aditivos en el cemento y recicla el material de desecho.

Este block no solo cumple con todas las características; si no que es más resistente, impermeable, y triplica el tiempo de las construcciones. Viveros López señaló:

«Sustituir el cemento es buena idea, ya que este puede contener metales pesados como níquel, cobalto, plomo y cromo, contaminante peligrosos para el ambiente y con un impacto negativo para la salud».

Si se produjera en millar, según Viveros López, su precio unitario sería de 3.5 pesos, contra los 4.5 pesos que cuesta un ladrillo de concreto, en promedio. “La construcción daña mucho al medio ambiente, estamos buscando algo que ayuda a reducir eso”, concluyó.

 

POB/PSC