Foto: BUAP

Jesús Joaquín Cerón, estudiante de la preparatoria Enrique Cabrera Barroso urbana, obtuvo el tercer lugar en la XXVII Olimpiada Nacional de Química que se llevó a cabo en la BUAP, durante el mes de febrero.

Joaquín Cerón fue diagnosticado a los 15 años con Síndrome de Asperger, un trastorno del espectro autista que se caracteriza por un impedimento en las habilidades del lenguaje y la comunicación, y por patrones repetitivos o restringidos del pensamiento y comportamiento.

Junto con otros 187 estudiantes de nivel medio superior del país, presentó tres exámenes, teórico, práctico e internacional, en las áreas de química analítica, química inorgánica, fisicoquímica y química orgánica.

Para obtener este tercer lugar, efectuó un experimento de electroquímica y otro de identificación de compuestos.

“Las matemáticas son usadas para explicar los fenómenos cotidianos de la química y física. Las fórmulas que se usan en estas dos ciencias parten del álgebra. Las fórmulas tienen variables y cada variable tiene un valor en específico según sea la sustitución. Al ponerle valor a una variable es cuando aterrizamos en la rama de la aritmética”.

Desde pequeño fue valorado con un coeficiente intelectual elevado, pero al entrar a la primaria no sabía leer. En la escuela se aislaba de sus compañeros. Jesús ha participado en competencias de matemáticas y olimpiadas de física desde la primaria.

POB/PSC