Foto: Agencia Enfoque

La Ciudad de México aprobó una nueva normativa que castigará con penas, que van de uno a tres años de prisión, a quien realice videograbaciones, filme o tome fotografías de índole sexual de otras personas sin consentimiento, y se considerará un agravante si entre ambas personas existe o hubo una relación laboral, docente o doméstica.

El 7 de mayo, el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó el dictamen que reforma los artículos 177 BIS y 179 del Código Penal del Distrito Federal, por lo que ahora hay un nuevo tipo penal que castiga la conducta de tomar fotografías o realizar grabaciones con índole sexual, sin consentimiento de las personas que aparezcan en dichas imágenes.

La reforma considera estos actos como conductas de naturaleza sexual indeseable, en virtud de que se realizan sin el consentimiento de la víctima y atentan contra su dignidad: solicitar favores sexuales para sí o para una tercera persona; fabricar, imprimir, grabar, transportar, exhibir, vender, reproducir o hacer circular por cualquier medio, imágenes, libros, revistas, escritos, fotografías, carteles o videograbaciones con implicaciones sexuales.

Las penas señaladas se incrementarán en una tercera parte, en cualquiera de los siguientes casos: cuando además exista una relación jerárquica derivada de relaciones laborales, docentes, domésticas o de cualquier clase; o cuando la conducta del agresor se realice en la vía pública, instalaciones o vehículos destinados a prestar un servicio público.

POB/PSC