Foto: Pixabay

Análisis arqueológicos y paleontológicos realizados por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí han revelado el descubrimiento de un yacimiento con huesos de más de un mamut en el predio Córdoba, localizado en el municipio de Cedral, en el Altiplano Potosino.

En el 2015 el doctor Gilberto Pérez Roldán recibió la denuncia de la presencia de una costilla de mamut en este lugar, desde entonces se han realizado trabajos de excavación y diversos análisis a los restos óseos, los cuales han permitido identificar a 5 animales, entre ellos una cría de mamut de un mes de edad, un joven de 12 años y otros adultos.

Foto: Conacyt

Durante la Edad de Hielo, cuando una capa gélida cubría la mayor parte de la Tierra, en lo que ahora es México había una alta presencia de pastos para las regiones que hoy forman los semidesiertos de San Luis Potosí, lo cual propició la llegada de especímenes como el mamut o el oso perezoso gigante.

Esta región era un atrayente por sus recursos hídricos, y en tiempo de secas se formaron grandes charcas y lodazales, lo que lo convirtió en una trampa natural para estos mamíferos.

Existe una discrepancia en cuanto a si los antiguos pobladores realizaban la caza del mamut, pues solamente en Ixtapa en el Estado de México y Fin del Mundo en Sonora, se han encontrado evidencias de esta actividad.

Estos mamíferos vivieron muchos años antes de los seres humanos. En cuanto al hallazgo en San Luis Potosí, Gilberto Pérez asegura que si el material no tiene evidencia o huellas de presencia humana, eso es algo que se descubrirá en el trabajo en laboratorio. El buen registro científico durante la excavación permitirá construir una mejor interpretación de la evidencia.

POB/PSC