Balón mundialista hace homenaje al Telstar del México 70

La tecnología de los balones mundialistas ha aumentado certamen a certamen.

El balón oficial del Mundial de Rusia, el Telstar 18, fabricado por Adidas, regresó a la tierra luego de viajar al espacio y permanecer en la Estación Espacial Internacional.

La tecnología de los balones mundialistas ha aumentado certamen a certamen.

En 1872 que la FIFA marcó unas dimensiones estándar; forma esférica con circunferencia de entre 27 y 28 pulgadas y un peso de entre 13 y 14 onzas.

Los siguientes años se enfocaron en eliminar imperfecciones y costuras, pues cuando llovía, el balón se volvía muy pesado y las costuras con la humedad se volvían muy duras, lo que hacía que su golpeo con la cabeza fuera difícil.

Con todo y el enfoque en imperfecciones, el diseño de los balones se mantuvo igual, color marrón y formados por gajos de cuero.

Después de la final del Mundial Uruguay 1930, la FIFA instauró la regla de «un solo balón». Esto pues al enfrentarse Argentina y Uruguay cada escuadra quería jugar con su balón, por lo que la FIFA llegó a un decisión que nunca más se ha vuelto a tomar.

Jugar la primera mitad con el balón de la selección Argentina (balón Tiento) y la segunda mitad con el balón de la selección Uruguaya (balón T).

Tras esta decisión, para Italia 1934 se reglamento el uso de un solo balón aprobado por la FIFA. Este se llamó Federale 102 y durante la Copa del Mundo se utilizaron 102.

El balón no era de una marca concreta, se le encargó a una empresa Argentina llamada Tossolini, Valbonesi, Polo & Cia debido a que había sido la inventora del sistema «Superball» que eliminaba al problema del tiento (cordón de cuero que cerraba la pelota por fuera) que poseían todas las pelotas de ese tiempo. La primera pelota sin tiento, de boca invisible salió de la fábrica Argentina en 1931 y tuvo su prueba de fuego en el Mundial de 1934.

A partir de Francia 1938 y gracias a la interrupción que hubo por la Segunda Guerra Mundial, comenzó una evolución en la fabricación de balones que aún no culmina y cuyo resultado más reciente es el balón con el que se debutará Rusia 2018.

Estos son los balones más destacados:

Suiza 1954

Se utilizó un balón de 18 paneles cosidos ya sin ningún tipo de costura exterior. El nombre del balón fue Swiss World Champion y tenía una característica destacada además de la ausencia de costuras externas: su color anaranjado.

Suecia 1958

Este fue el primer mundial en el que la FIFA creó un concurso para escoger el balón para un mundial. Después de revisar 102 balones. Se escogió el Top Star, un balón de 24 paneles, que se fabricó para el mundial en dos colores: uno en cuero amarillo/marrón y otro en cuero de color blanco. Este se bautizó como Top Star 

México 1970

Este mundial fue clave por dos razones. La primera adidas hizo su debut como proveedor de balones para el Mundial; y la segunda, lo hizo con el «Telstar«. Este balón buscaba la mayor esfericidad con 32 paneles pentagonáles y hexagonales componiendo el balón. Además, al México ser el primer Mundial televisado, se le incluyeron al balón (en un intento por hacerlo más visible) los pentágonos negros que hoy día siguen caracterizando a los balones de futbol.

México 1986 

Adidas marcó un antes y un después en la fabricación de balones de fútbol al crear el «Azteca». Elimina el cuero natural y fabrica, por primera, vez un balón de rendimiento profesional de microfibra sintética.

Corea del Sur y Japón 2002

Este incluía una capa de espuma refinada para dar al balón mejores características de rendimiento y una carcasa tejida de tres capas que permitía conseguir con cada disparo una trayectoria de vuelo más precisa y predecible.

Alemania 2006

Se introduce el «+Teamgeist». Para este Mundial se diseñaron balones para cada uno de los partidos con datos como el nombre del estadio, de los equipos, la fecha del encuentro y la hora de comienzo de cada partido. Teamgeist estaba formado por 14 piezas, reduciendo la cantidad de puntos de contacto entre las piezas en un 60%, creando en definitiva un balón más esférico, además de estar sellado contra agua.

Sudáfrica 2010

El «Jabulani» utilizado en Sudáfrica es considerado de manera unánime el peor balón de la historia de la Copa del Mundo. Este balón tenía ocho paneles tridimensionales de EVA y TPU que, según la marca alemana, lo harían más estable, más certero al disparo y, por el acabado en 3D los porteros lo podrán agarrar de mejor manera.

Brasil 2014

Para Brasil, Adidas presentó el «Brazuca». Este estaba hecho con seis paneles en forma de propela (hélice) unidas térmicamente. Además, fue el esférico que más test ha superado de la historia. A lo largo de dos años y medio, lo probaron más de 600 futbolistas de primera fila y 30 equipos en diez países repartidos por tres continentes.

Russia 2018

Adidas homenajeó su clásico de 1970 con el nuevo «Telstar 18«. Su diseño es blanco con motivos negros y grises, muy parecidos a los del modelo original de 1970. Los materiales que Adidas ha utilizado para el Telstar 18 son reciclados y fueron sometidos a exhaustivas pruebas para asegurar que se convierta en el mejor balón que haya rodado nunca en un mundial.

 

 


POB/JMVA