Foto: Pixabay

El aumento de los aranceles a las importaciones de acero y aluminio en un 25% y 10% correspondientemente, que la administración de Donald Trump anunció, ha provocado distintas reacciones, ya que a pesar de que esta medida no sorprendió a los socios comerciales de EUA, si los ha obligado a responder, ya que afecta su economía.

Los gobiernos de México, Canadá y la Unión Europea han anunciado sus acciones ante la medida que anunció Estados Unidos, la cual entrará en vigor este viernes 1 de junio a media noche.

El gobierno de México dio a conocer que aumentará los impuestos a las importaciones de distintos productos provenientes de Estados Unidos; Canadá y la Unión Europea demandarán a EUA ante la Organización Mundial del Comercio, y también aumentarán los aranceles a algunos artículos.

¿Cuál es la situación de México?

México es el principal comprador de aluminio de Estados Unidos, y el segundo mayor con respecto al acero, y las cantidades que exporta al vecino país del norte son pocas, por lo que puede haber alguna pérdida de empleos, pero se puede buscar colocar el acero y aluminio en el mercado nacional.

Los precios en Estados Unidos se elevarán, y México podrá aprovechar para exportar bienes que estén producidos con acero y aluminio, como refrigeradores, estufas, autos, etc. ya que aquí será más barata su producción.

Con respecto a las medidas que el gobierno de Peña Nieto ha anunciado, sobresale el aumento de impuestos a la carne de cerdo, el cual tendrá un efecto negativo en los productores estadounidenses, y aumentará su precio en México, afectando a los consumidores.

Pero Estados Unidos no es el único cliente en el mundo, los países afectados, pueden establecer acuerdos comerciales entre ellos, y así no depender de los costos y aranceles que tengan los productos en la relación comercial con EUA.

--

POB/PSC