Foto: Agencia Enfoque

A través de la Coordinación de Estudios Avanzados en Maltrato Infantil y Prevención (CEAMI-P) del Instituto Nacional de Pediatría (INP), Abigail Casas Muñoz y colaboradores realizan una investigación para recabar información sobre los tipos de violencia que se ejerce en los niños y adolescentes mexicanos, a fin de plantear, en un futuro, proyectos para su prevención.

La violencia contra los niños y adolescentes no conoce límites de cultura, clase social o educación. A nivel global, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés) estima que tres de cada cuatro niños son víctimas de algún tipo de disciplina violenta y seis de cada 10 son castigados por medios físicos, mientras que cada siete minutos que transcurren, un adolescente es asesinado por un acto de violencia.

Dicha institución reconoce que se trata de un tema que permanece, en gran medida, sin documentar y por tanto su magnitud es incierta.

En palabras de la maestra en ciencias y especialista en el tema de violencia infantil, México carece de datos concretos respecto a la magnitud y el tipo de violencia que viven los niños y adolescentes del país, así como de un sistema nacional de recolección de datos respecto al tema; aunque reconoce la existencia de encuestas y estimaciones realizadas por organismos nacionales e internacionales, pero estas no documentan todas las formas de violencia existentes porque sus objetivos tienen otra dirección.

“Existe una gran brecha entre lo que se sabe sobre la violencia ejercida en este grupo poblacional y las acciones a tomarse al respecto”, comentó.

 

–-

POB/JMVA