El Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano (GTM), ubicado en el volcán Sierra Negra en Puebla, concluyó la instalación de los paneles de la superficie reflectora, con lo que podrá operar a su máxima capacidad con 50 metros de diámetro.

David H . Hugues, investigador principal y director del GTM informó que para esta nueva etapa de operación, se han recibido 74 proyectos de investigación de socios en México y de la Universidad de Massachusetts.

"Tenemos, como observatorio, la responsabilidad de ofrecer un servicio de apoyo, tanto en el uso del telescopio como de sus instrumentos. Los investigadores entonces iniciarán sus proyectos con el GTM al 100 por ciento de su capacidad".

Las propuestas abarcan una amplia gama de temas de la astrofísica contemporánea, desde objetos del sistema solar, cometas, satélites de planetas gigantes, estrellas muy cercanas, regiones de formación estelar de nuestra galaxia, censo de galaxias distantes, etc.

El doctor Chávez Dagostino recordó que existe la afirmación de que los seres humanos somos residuos de la evolución de las estrellas, porque las primeras estrellas se formaron solo de hidrógeno y de helio y un poco de litio, no había otros componentes en nuestro universo.

"Hay que entender estos componentes químicos que se forman dentro de las estrellas y cómo impactan en la evolución de las galaxias en el inicio de los tiempos".

--

POB/PSC