Lo que querías saber del trofeo de la Copa del Mundo

El primer trofeo que se entregó en una Copa del Mundo fue en Uruguay 1930 y fue ganado por la selección local.

La Copa Mundial de la FIFA es el galardón más importante y conocido en el mundo del deporte.

Pero… ¿cuánto sabes acerca de ella?

El primer trofeo que se entregó fue en Uruguay 1930. La copa fue ganada por la selección local que venció 4-2 a Argentina para hacer historia y coronarse como la primera campeona de un mundial.

Este trofeo, mejor conocido como «Copa Jules Rimet» (en honor al fundador de la Copa Mundial de la FIFA), fue esculpido por el escultor francés Abel Lafleur y fue el trofeo que se utilizó durante las siguientes nueve ediciones, (hasta México 1970) pues en dicho mundial Brasil se coronó por tercera vez y le correspondía quedárselo en propiedad, pue las reglas de la FIFA lo establecían.

Antes de esto, el trofeo tuvo una serie de aventuras que llevan a muchos aficionados a teorizar sobre si sigue existiendo o no.

Después de Uruguay 1930, la copa viajó a Italia donde residió las dos siguientes citas mundialistas. Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Ottorino Barassi, presidente de la federación italiana y vicepresidente de la FIFA, lo escondió de los nazis en una caja de zapatos debajo de su cama tras sacarlo en secreto del banco en el que estaba guardado.

En 1966, meses antes de que comenzase el Mundial de Inglaterra, la Copa fue robada en Londres mientras era exhibida en Westminster, pero fue hallada a los pocos días por un perro perteneciente a Scotland Yard llamado «Pickles». Ante lo ocurrido, se construyó una réplica para ser mostrada en público.

Después del mundial de 1970 se quedó exhibida en la sede de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), en Río de Janeiro. Ahí, un 19 de diciembre de 1983, a pesar de haber estado cubierta por cristales blindados, tenía un punto débil la estructura. Una parte de la estructura estaba hecha de madera que alguien forzó con una palanca y se llevó la Copa.

Solo los campeones del mundo y Jefes de Estado pueden tocar los trofeos (masculino y femenino) de la Copa del Mundo sin guantes.
Embed from Getty Images

Años después la policía brasileña detuvo a cuatro hombres y fueron juzgados como los autores del robo. Todos declararon haber fundido la pieza para hacerse con el oro y la plata para su venta.

A pesar de esto, años después uno de los hombres cambió su declaración y explicó que el robo había sido un encargo de un coleccionista italiano, el cual había pagado 100,000 dólares al grupo para llevar a cabo la operación.

La realidad es que el Trofeo de Rimet nunca volvió a aparecer y nunca se supo lo que de verdad ocurrió con él. Quizás fue fundido, quizás descansa en casa de algún coleccionista rodeado o quizás, como apuntan otras versiones, nunca sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial y sólo hubo réplicas posteriores.

El trofeo representaba a la diosa de la victoria, que alzaba por encima de su cabeza un recipiente octagonal, y estaba elaborado en oro con una peana de piedras semipreciosas.

1970: Una nueva copa

A principios de los años 70, la FIFA encargó la creación de un nuevo trofeo para la décima Copa Mundial de la FIFA (Alemania 1974).

Artistas de siete países presentaron 53 diseños diferentes y, de todos ellos, la FIFA eligió la obra de un artista italiano: Silvio Gazzaniga.

Gazzaniga describió así su creación:

Las líneas surgen de la base y se elevan en espirales hasta encontrarse con el mundo. De estas excepcionales tensiones dinámicas que se producen en el cuerpo compacto de la escultura brotan las figuras de dos atletas en el momento culminante de la victoria.

El derecho a conservar el trofeo original de la Copa Mundial de la FIFA ya no es posible, pues el nuevo reglamento establece que permanecerá en posesión de la FIFA. Los campeones reciben una réplica para que la conserven como recuerdo de su triunfo.

Esta réplica chapada en oro se conoce como «el trofeo de los campeones de la Copa Mundial de la FIFA».

El trofeo original y único de la Copa Mundial mide 36.8 cm (14.5 pulgadas), pesa 6 kilos  y es de oro de 18 quilates. La peana tiene dos franjas de malaquita semipreciosa (fue elegida pues se encuentra en todos lo continentes) y, en su base, están grabados el año y los nombres de los ganadores de la Copa Mundial de la FIFA desde 1974.

Tras la Copa Mundial de la FIFA 2014, fue necesario modificar la alineación vertical de los nombres de los campeones para que quepan los futuros ganadores. Por este motivo, para incluir a los vencedores de las próximas ediciones, se ha reorganizado la lista en espiral.

 

 


POB/JMV