Foto: Agencia Enfoque

México no es ajeno a los peligros que presenta una erupción volcánica, ya que en su territorio se encuentran dos de los volcanes más peligrosos de América Latina que son: el Popocatépetl y el de Colima.

Ante lo ocurrido en Guatemala, donde la actividad del Volcán de Fuego dejó al menos 100 personas muertas, y más de mil desplazados, el investigador Luca Ferrari mencionó que en México se cuenta con medidas que buscan reducir los riesgos a la población en caso de una erupción volcánica.

El monitoreo del Popocatépetl y del volcán de Colima se realiza por medio de observación y de medios geoquímicos, geodésicos, sismológicos y visuales, se registran pequeños terremotos a su interior, se hace una análisis de la composición de los gases, y una medición de las deformaciones que presentan.

También se cuenta con mapas de peligro donde se señala la dirección de flujos de lava, caída de ceniza, entre otros. El investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México comentó:

“El hecho de que estemos mejor preparados no implica que no habrá riesgo o que no pueda ocurrir algo fatal si no hay una respuesta rápida por parte de Protección Civil en el caso de alerta por una erupción explosiva, y si no hay educación de la gente para actuar como es debido ante una emergencia de esa magnitud, es un peligro latente lo que tenemos en el país”.

POB/PSC