OPINIÓN: La procuración de justicia en Puebla, un lastre

El homicidio de dos militantes del Verde Ecologista en la Sierra Norte, confirman el lastre en que se ha convertido la administración y procuración de justicia.

De Política Y Cosas Peores

El asesinato con todos los tintes de ejecución, de dos militantes del Verde Ecologista en la Sierra Norte, no hacen otra cosa más que confirmar el lastre en que se ha convertido la administración y procuración de justicia en Puebla en los últimos 7 años.

Resulta curioso, por llamarlo así, ver las reflexiones de muchos poblanos, que se preguntan cuándo se perdió la tranquilidad en la entidad.

La respuesta podría estar de primera mano, si nos preguntamos más bien  por qué lo permitimos.

El Estado de Derecho en Puebla se ha perdido, al igual que la gobernabilidad y peor aún, la confianza entre nuestras instituciones de seguridad y procuración justicia, las cuales brillan por su incapacidad y torpeza.

Es una vergüenza que el poblano ya se haya acostumbrado a saber todos los días de linchamientos, ejecuciones, levantones, pozoleados y desmembrados.

Victor Carrancá, Diódodoro Carrasco y Jesús Morales Rodríguez, las cabezas del gabinete de Seguridad Pública en Puebla, han fracasado de una manera lastimosa.

Lo mejor que podrían hacer es presentar su renuncia y no seguir poniendo en evidencia al gobernador Antonio Gali, que por más que quiere, simple y sencillamente no ha podido poner orden. Por el contrario, la violencia y la criminalidad crecen.

Por cierto, en esta dinámica, la candidata panista Martha Erika Alonso sugirió -espero no haya sido una orden-, la destitución del fiscal Victor Carrancá. "Si no puede, que renuncie", espetó en su cuenta de Twitter la candidata panista.

Sin embargo, habría que recordar que el hoy coordinador de su campaña, Francisco Rodríguez Álvarez, fue el principal cabildero de su jefe, el otrora líder del Congreso local, Jorge Aguilar Chedraui, para que se reformara la Ley Orgánica de la Fiscalía y permitiera perpetuarse hasta el 2023 a Víctor Carrancá.

Los dias parecen estar contados para el Fiscal. Pero eso y las condolencias públicas, no resarcen el dolor de muchas familias en Puebla, que han visto como llega el luto a sus hogares por la espiral delictiva y de criminalidad que se vive.

Y todavía se preguntan cuándo la perdimos.

--

POB/PSC