OPINIÓN: Morena o Morenovallismo, el Día D

El Día D exige ir a fondo. Cerrar con todo. Poner en marcha la estructura, legal e ilegal, y movilizar todo cuanto se tiene.

El Coloquio de los Perros

Parodiando el desembarco en Normandía, el verdadero, real y decisivo ataque, la operación de combate decisiva es este domingo uno de julio. Es el Día D en la elección que definirá el gobierno para los próximos seis años en Puebla.

Lo anterior queda para el registro y el anecdotario. La riqueza no declarada de Luis Miguel Barbosa Huerta y el ánimo de Rafael Moreno Valle por seguir ejerciendo el poder en Puebla son ya parte de una guerra que padecimos los poblanos. Guerra que poco aportó a la sociedad y que los contendientes han usado para medir fuerza.

Riqueza inexplicable, traiciones al PRD, tránsfugas priistas, ataques misóginos, compra de medios, utilización y compra de periodistas, empresas fantasmas, ataques cibernéticos, uso y abuso de redes sociales, forman parte ya de la historia política local.

El Día D exige ir a fondo. Cerrar con todo. Poner en marcha la estructura, legal e ilegal, y movilizar todo cuanto se tiene.

El Morenovallismo cuenta con una estructura construida en los últimos 10 años; una red política y financiera que penetró a partidos políticos y organizaciones sociales. La corriente que tiene a su jefe máximo en Rafael, tejió y logró acuerdos y pactos con el poder central. Su proyecto es de largo plazo: la pelea por el 2024.

En paralelo construyó también una fuerte animadversión y rechazo en la clase política local.

Morena se ha nutrido con un sector de políticos locales que fueron marginados del ejercicio del poder, algunos buscan el desquite por la marginación y maltrato recibido. Políticos priistas, poseedores de estructuras construidas en lustros, empresarios marginados, son detractores y enemigos del grupo en el poder; Mario Marín y adláteres, que no han perdido poder y presencia son, entre otros, quienes apoyan e impulsan a Morena en Puebla.

Las encuestas de manera general otorgan un lucha cerrada entre Martha Erika Alonso de Moreno Valle y Luis Miguel Barbosa Huerta. Hay un empate técnico entre los dos candidatos.

El proceso electoral, las campañas, llegaron a su fin. Es el Día D.

Es el día de “toda la carne al asador”.

“A ver de que cuero salen más correas”.

Una variable más: no hay estructura que controle o maneje al voto masivo; al interés de la sociedad y del elector por cambiar las condiciones en las que vive.

A esperar.

@luisenriquesf

facebook.com/luisenriquesf

facebook.com/luisenrique.sanchezfernandez

[email protected]

 

 


POB/LFJ