OPINIÓN: En manos del CEN la nueva postulación de Martha Erika

Ante la posibilidad de que se repita la elección en Puebla será el CEN del PAN quien designe a la candidata o candidato para esta entidad.

De Política y Cosas Peores

Mucho se ha hablado desde la noche de aquel no muy lejano domingo 1 de julio, de manera sorpresiva y contrario a lo que arrojaban prácticamente todas las encuestas de salida, en las que se daba como ganadora de la contienda electoral a Martha Erika Alonso, quien tan solo una semana después -8 de julio-, recibió su constancia de mayoría como gobernadora electa de manos del Consejo General del Instituto Electoral Estatal (IEE), encabezado por Jacinto Herrera.

En este peregrinar post-electoral, la presentación de recursos de inconformidad ante los órganos electorales locales y federales, ha sido la recurrente de Morena y sus aliados, quienes buscan la impugnación de la elección de gobernador, pues según ellos, cuentan con los elementos suficientes de prueba para demostrar que Luis Miguel Barbosa, fue el claro triunfador de la elección.

Bajo esta ruta, la posibilidad de que haya una elección extraordinaria, son latentes.

El propio Barbosa, afirma que está listo para aparecer en la boleta electoral, ya sea contra Martha Erika, Doger y los que "le pongan enfrente".

En ese supuesto –elección extraordinaria- del lado del Comité Directivo Estatal del PAN y su mega alianza, no se ve otra candidata que no sea Martha Erika Alonso –o al menos así lo parece-.

Sin embargo, hay un gran detalle que hasta el momento ha sido desdeñado. El panismo poblano por sí solo no podrá designar candidata (o) a la gubernatura en una elección extraordinaria, pues bajo los estatutos del partido, es una facultad plena que compete al CEN del PAN, quien habrá de renovar su dirigencia en el mes de septiembre.

El interés de Rafael Moreno Valle por hacerse llegar del control de su partido es obvio, y no solo en su camino rumbo al 2024, sino también en la definición de escenarios inmediatos, incluyendo la nueva postulación de su esposa a la gubernatura de Puebla.

El primer escenario de esta sucesión se dará los días 11 y 12 de agosto, donde los panistas celebrarán la Sesión Ordinaria del Consejo Nacional y harán un análisis sobre el pasado proceso electoral y que los llevó a una estrepitosa caída.

Será la Comisión Organizadora Nacional de la Elección del CEN, la encargada de realizar el proceso de renovación de la dirigencia nacional y más de uno ha levantado la mano para ser el sucesor de Damián Zepeda.

Nombres hay muchos, entre los que se cuentan Marko Cortés; el propio Rafael Moreno Valle; Carlos Medina Plascencia; Roberto Gil Zuarth; así como Juan Carlos Romero Hicks, entre otros.

Si bien septiembre está marcado como el mes para la designación del nuevo líder nacional del PAN, este procedimiento podría posponerse, incluso, para los primeros meses del 2019.

En el supuesto de que se repita la elección en Puebla, el morenovallismo no solo enfrenta el escarnio social de un presunto fraude electoral y el descrédito de muchos poblanos, sino además, la encomienda de lograr –si así lo desean- la nueva postulación de Martha Erika Alonso.

Por cierto, llama la atención el marcado silencio de Eduardo Rivera Pérez, derrotado de manera clara y contundente en la elección a presidente municipal.

¿Aceptaría la candidatura por la que siempre ha soñado, aunque ésta sea por la puerta de atrás?...pronto lo sabremos.

--

POB/PSC