Foto: INAH

Luego de finalizar una serie de exhaustivos estudios y pruebas realizada por un grupo integral interdisciplinario de investigadores, el análisis sobre el caso Grolier, concluyó que el ahora Códice Maya de México es legítimo y sobresale por ser el manuscrito mesoamericano legible más antiguo de América.

El antropólogo Diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), expuso que el antes conocido como Códice Grolier “es un documento prehispánico auténtico que nos remite al universo simbólico de la cultura maya, que podría ser datado en el periodo postclásico temprano”.

Por lo tanto, se incorporará al programa Memoria del Mundo, en virtud del nombramiento otorgado por la UNESCO, en 1977 a la Colección de Códices de la Biblioteca Nacional de Antropología del INAH.

Fue a partir de 2017, dentro del proyecto institucional de investigación del Códice Maya de México, ante Grolier, cuando especialistas del INHA, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Colorado Boulder practicaron al documento los estudios necesarios para despejar las dudas relacionadas con su materialidad y su contenido ritual.

“En virtud de que a pesar de que por años se le habían practicado diversos análisis académicos y científicos, aún quedaban por resolver algunas dudas y aspectos determinantes sobre su materialidad y su contenido simbólico y ritual… Las primas dudas que despertó la aparición del Códice en los años sesenta se debieron al desconocimiento de su contexto de origen”.

 

El proyecto integral multidisciplinario fue encabezado por el doctor José Enrique Ortiz Lanz, coordinador nacional de museos y exposiciones; Antonio Saborit, director del Museo Nacional de Antropología; Baltazar Brito Guadarrama, director de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, y Sofía Martínez del Campo, investigadora del CNME.

El doctor Baltazar Brito Guadarrama y la investigadora Martínez del Campo expusieron que el resultado de la investigación ofrece una nueva lectura del contenido iconográfico ritual, aporta fechas de rituales en los que pudo ser utilizado el códice y confirma que el estilo del códice es original, un manuscrito único de su época.

También establece un precedente para el estudio del postclásico temprano que ha sido poco estudiado; brinda un conocimiento para considerarlo un bien arqueológico que le confiere un tratamiento especial de acuerdo a la Ley, y ofrece conocimientos para la arqueo-astronomía que confirma todo lo dicho sobre los movimientos de venus.

Para difundir los resultados a un público más amplio, el 27 de septiembre próximo, se inaugurará la exposición El Códice Maya de México, en el marco de la XXIX Feria Internacional del Libro de Antropología e Historia (FILAH), que tendrá lugar del 27 de septiembre al 7 de octubre, en las instalaciones del Museo de Antropología.

En este contexto se presentará el libro El Códice Maya de México, antes Grolier, en una edición facsimilar que incluirá los resultados integrales del proyecto de investigación.

“Es así como al concluir el proyecto, el INAH se honra en dar a conocer, al público en general y a los especialistas, los resultados coincidentes de los distintos campos del conocimiento que sitúan la época de manufactura del Códice Maya de México, que ahora se denominará así, para el postclásico temprano, y lo confirman como el manuscrito americano más antiguo conocido como hasta ahora”, concluye Prieto Hernández.

 

 

POB/JMVA